Ir al contenido principal

MENDIKUTE

Uno de los montes más curiosos y menos visitados de Tolosaldea es Mendikute. A la sombra de su vecino Herniozabal es mucho menos frecuentado que éste.
Salimos del barrio tolosarra de San Esteban, detrás de la estación. De espaldas a ésta, en la explanada que ahora sirve de parking, cogemos la carretera que asciende hacia los caseríos que pueblan esta parte de la falda de Montezkue. Podemos seguir la carretera o ir cortando por los atajos que evitan las curvas (más corto pero más duro). A los 20' hemos alcanzado el caserío Martin Txiki y empieza una zona más suave, donde podemos ver los primeros puestos de caza, que abundan en toda esta zona. A la izquierda dejamos la vega de Tolosa y a la derecha una vista de Hernialde con la fea cantera de Buruntza en Andoain, detrás.
En el punto en el que acaba la loma, un cruce; si siguiéramos de frente, hacia arriba, cogeríamos el camino de Hernio. Hoy no tengo el cuerpo para grandes esfuerzos y decido ir por el de la izquierda hacia Urkizu, por la ladera. El paseo es muy llevadero por esta zona. Una imagen de los restos de la ermita de San Cipriano, datada en el siglo XVII y de la que no queda casi nada en pie.
Pasamos la fuente y aproximadamente 1 hora después de que saliéramos de San Esteban, llegamos al barrio tolosarra de Urkizu. De los tres barrios rurales de Tolosa (Bedaio y Aldaba son los otros 2), es el que más altura tiene (522 m.) A la izquierda al fondo, Txindoki.

Aunque el camino más sencillo sería seguir por la carretera asfaltada, no me gusta subir y bajar por el mismo sitio, y lo dejaré para la bajada. Tomamos la pista empedrada que sale a la izquierda de la fuente de Urkizu ( año 1691), con un curioso refugio a su derecha, que en su día haría las veces de lugar de oración para un responso en el camino, a tenor de la cruz que corona su arco.
Este es el camino tradicional de subida a Hernio desde Urkizu. Seguimos la pista, a ratos cementada, a ratos asfaltada y después de pasar un depósito de agua, llegamos a un cruce con la carretera asfaltada que sube hacia el repetidor de Olamuño. Seguimos por ésta hasta llegar a un collado con un triple cruce (1h20') donde tenemos a la derecha la carretera que en pocos metros acaba en el repetidor. A la izquierda vemos ya la cumbre de Mendikute, nuestro objetivo. De frente seguiríamos hacia Herniozabal.
Sin perderla de vista, pasamos la langa de la izquierda y descendemos ligeramente a la vaguada donde vemos unas feas bordas de cemento. Cuando alcancemos el camino que va por la vaguada, cogeremos hacia la izquierda, hasta encontrar una nueva langa. Pasamos ésta en lugar de seguir por el camino que gira a la izquierda y unos metros más adelante a la derecha intuimos la una senda que asciende hacia Mendikute. Ésta se va anchando y se convierte en restos de la bonita calzada empedrada que facilitaba la subida de pertrechos al castillo
Cuando acaba lo que queda de calzada, giramos a la izquierda en un pequeño pastizal y seguimos por una senda no muy marcada. Atravesamos por dos veces una valla de piedra hasta un prado más amplio. Allí cogemos a la izquierda y entre las piedras alcanzamos la cumbre (2 h). La pequeña fortaleza de Mendikute tiene dos planos. Desde el inferior, vemos restos de la parte superior que aprovecha la cumbre del monte.

En la cima (803 m.) estamos dentro del recinto fortaleza. Esta construcción es de origen medieval (siglo XII), anterior a la anexión de Gipuzkoa a Castilla y parece ser que tuvo importancia en los años posteriores por su carácter fronterizo al dejar Gipuzkoa la tutela del rey navarro y pasar a la del castellano. Se abandonó en el siglo XIV, pero se utilizó durante las Guerras Carlistas e incluso en la Guerra Civil se cavaron algunas trincheras.
Hacia el noreste, dominamos todo el valle del Oria hasta el mar.

Por el sureste, el camino de Azpeitia, con Bidegoian

De frente, el macizo de Herniozabal

Al este, Aralar

Volvemos por el camino de subida hasta la última langa que atravesamos. En esta ocasión, una vez que la pasamos nos dirigimos a la derecha hacia el caserío Intxurbia. Por una pista de cemento, llegamos hasta la carretera que desde Urkizu da acceso a todos los caseríos de la zona (2h.30'). Si en alguna ocasión queremos hacer la ruta en el sentido inverso, nos tenemos que fijar en este cruce. Un cartel nos indica la salida de la pista de cemento hacia el caserío Intxurbia. Todos estos caseríos pertenecen al témino municipal de Albiztur. Seguimos la carretera hacia la izquierda hasta llegar a Urkizu (2h.30'). Tomamos el camino que utilizamos en la subida, pero esta vez a 200 m. en el punto que un cartel nos indica San Esteban 4,2 Km., nos desviamos a la derecha para bajar por la vaguada por una senda en zig-zag. Llegamos a la fuente de Dama iturri (2h.55'), hasta hace bien poco un bonito paraje entre árboles con unos bancos y mesas de madera, destrozado ahora por una reciente tala. Aquí acababa o empezaba en este sentido, el camino hasta el monumento a Lizardi. En los bordes, postes de madera con algunos versos del poeta.

Uno de los más conocidos, que cantaría luego Benito Lertxundi.

Oi, lur! Oi lur! Oi ene lur nerea! Oi, goiz eme, parre gogoz ernea!

(¡Oh tierra, oh tierra, mi tierra mía! ¡Oh, blanda mañana que despierta sonriente!)

José María de Aguirre, "Xabier Lizardi" (Zarautz 1896-Tolosa 1933), se trasladó a vivir a Tolosa a los 10 años. Al acabar el bachillerato había olvidado el euskera casi por completo. Estudió Derecho en Madrid y es en esos años cuando adquiere conciencia de la importancia de conservar un patrimonio cultural como la propia lengua. Comienza a estudiarla llegando a dominarla de tal forma que la convierte en un instrumento excepcional para la expresión poética y literaria. Está considerado como el principal poeta impresionista en lengua vasca.

Desde el monumento a Lizardi, bajamos a San Esteban, siguiendo las marcas blancas y amarillas del PR-Gi 114. Han pasado casi 4 horas desde la salida cuando llegamos al barrio de San Esteban.

Comentarios

  1. buena excursión..dan ganas de hacerla y después tapiñar unas alubias con piparras...feliz año a la cuadrilla tolosarra

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo de l…

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

BIRIATU-XOLDOKOGAINA-IBARDIN

El amigo Rafa Guardiola me lleva esta semana de excursión por tierras del Bidasoa. Salimos de la plaza de Biriatu (Biriatou, en francés), bonito pueblo de Iparralde.Como en cualquier otro lugar de Euskalherria no falta el frontón, aunque los de este lado de la frontera son sin pared izquierda.La localidad se encuentra situada en las faldas del monte Xoldokogaina, primera cumbre del Pirineo desde la vertiente cantábrica o atlántica.En la plaza y junto a la iglesia, iniciamos el camino por el GR10, equivalente francés del GR11 de la cara Sur y que recorre los Pirineos de mar a mar por su cara Norte.
Una vez acabada la pista hay un nuevo pequeño parking donde se puede dejar el coche y empezar la ruta por el camino que sale antes de éste a la derecha.
Las faldas del Xoldokogaina, en su mayor parte yermas, sin árboles, lo que por otra parte es una ventaja a la hora de admirar sus inabarcables vistas, están surcadas por numerosos caminos que confluyen posteriormente.
Al Norte, la costa cantábr…