Ir al contenido principal

CÁI

Cái. Así es como suena Cádiz en boca de los gaditanos. Hace tiempo que descubrí la Andalucía atlántica y me gusta pasar unos días siempre que puedo por la zona. Si al clima y al sol sin los sofocantes calores del Mediterráneo, les unimos mi afición a la historia del XIX, el excelente carácter de sus gentes, las largas playas de fina arena, un desarrollo sostenible, como se dice ahora y una gastronomía sencilla pero exquisita, tenemos la combinación perfecta para unos días de asueto. Solemos alojarnos en el Novo Sancti-Petri, que pertenece al municipio de Chiclana de la Frontera, y desde allí hemos ido conociendo la provincia y alrededores.
En el centro de la larguísima playa de La Barrosa, encontramos una de las atalayas que jalonan toda la costa atlántica andaluza, desde Ayamonte hasta Gibraltar, la Torre del Puerco. Estas torres vigía, construidas durante la Edad Media, complementaban la estructura defensiva compuesta por castillos y fortalezas y una milicia a caballo que recorría la costa a diario. Se comunicaban entre ellas con un sistema de señales de humo y fuego. No son exclusivas de esta zona ni de esa época. Todavía quedan muchas de las torres de la red de líneas de telégrafo óptico que se instaló en la península a principios del siglo XIX. Precisamente, la primera línea sería Madrid- Cádiz.
En Tolosa, subiendo a Uzturre por el camino de Santa Lucía, se encuentran los restos de la que hacía la número 48 de la línea Madrid-Irún, junto a las ruinas de lo que llamamos la Misericordia vieja. Ahora está tapada por los árboles, pero durante años se veía desde todo el pueblo.
Durante estos días, aprovechando mi estancia en el escenario de la novela, he comenzado a leer la última obra de Arturo Pérez-Reverte, El Asedio, ambientada durante el sitio de Cádiz por las tropas del mariscal bonapartino Víctor entre febrero de 1810 y agosto de 1812. De Napoleón y su ejército imperial no queda más que el nombre de un vino amontillado de Bodegas Hidalgo-La Gitana de Sanlúcar.Cádiz y la entonces llamada Real villa de la Isla de León (hoy San Fernando), donde se habían instalado las Cortes, huyendo del Madrid josefino, fueron bombardeadas y hostigadas por las tropas francesas durante dos años y medio sin conseguir su objetivo, entre otras razones porque la artillería gala a duras penas conseguía alcanzar la periferia de la ciudad. En San Fernando se puede visitar el Arsenal de la Carraca. La isla de León está separada de Chiclana, donde se asentaban las tropas de Víctor por la marisma y el Caño de Sancti Petri, cuyos extremos costeros estaban guardados por dos baterías todavía en pie y de nombres con reminiscencias euskaldunas: Urrutia (debe su nombre al general vizcaino del mismo apellido) y Azpiroz. En la desembocadura del caño, el islote de Sancti Petri, con su castillo, construido los siglos XVI y XVIII.
Continuando la franja costera hacia el Este, y pasada la población de Conil de la Frontera, las idílicas playas de El Palmar, Zahora y Caños de Meca. Espectaculares las puestas de sol, como ésta de la foto tomada en la primera de ellas. Entre las dos últimas, otro lugar de reminiscencias decimonónicas, el Cabo de Trafalgar, frente a cuyas costas se libró una de las batallas navales más famosas de la historia europea (octubre de 1805), curiosamente entre las armadas aliadas española y francesa contra Inglaterra, menos de 3 años antes de la llamada por los ingleses Guerra Peninsular (en la nomenclatura hispana, de la Independencia), pero con los "cromos" cambiados.
Muchos vascos, aunque a algunos no les guste, participaron activamente en ambas. Ya he mencionado antes los nombres euskaldunes de las baterías de Sancti Petri.
En Trafalgar, al mando del San Juan Nepomuceno, encontraría la muerte un ilustre marino guipuzcoano, Cosme Damián de Churruca y Elorza, natural de Mutriku, villa de la que fue alcalde su padre, y que administraría durante un tiempo a su muerte. Uno de los bustos de marinos guipuzcoanos que jalonan el edificio de la Diputación Foral de Gipuzkoa, está dedicado a él. Este faro no es el que estaba el día de la batalla, es posterior, pero sí la torre que se ve junto a él.
Siguiendo la costa, llegamos a Tarifa, pasando antes por Zahara de los Atunes y los restos de la poco conocida ciudad romana de Bolonia o Baelo Claudia, que llegó a tener una floreciente industria de salazón de pescados y constituyó el nexo de unión con el Norte de África, a través del cercano puerto de Tánger.
Otro lugar para visitar, como Gibraltar, que merecen capítulo aparte.Si en lugar de seguir la costa nos dirigimos hacia el interior, nos llama la atención el paisaje de verdes praderas (parece que estemos en el norte) y nos encontramos con uno de los pueblos blancos andaluces, Vejer de la Frontera, declarada merecidamente conjunto histórico-artístico en 1976; por el entramado de sus calles respiraremos el espíritu de la Besher musulmana (permaneció 5 siglos bajo dominio árabe). Aunque se encuentre tierra adentro, la playa de El Palmar está en su témino municipal.
Hace unas líneas, me refería al verdor de las praderas de esta zona de Andalucía. Para corroborarlo, no olvidemos que hacia el interior, partiendo de Medina Sidonia, nos adentramos en la Sierra de Grazalema, la zona con mayor índice de pluviosidad de la península.No obstante, estos días no nos aventuramos por esos parajes, sino que nos quedamos en la costa. En esta ocasión, nos dirigimos hacia el otro extremo del litoral gaditano, a otra histórica población, Sanlúcar de Barrameda, cuna de la manzanilla, y lugar del que partiera otro ilustre marino guipuzcoano, también presente entre los bustos de la Diputación, Juan Sebastián Elcano, al mando de la nao Victoria, con la que regresaría a la ciudad del Guadalquivir tras dar la primera vuelta al mundo. También Cristóbal Colón utilizaría este puerto como punto de partida de su tercer viaje a América. Cerca, Jerez de la Frontera. El apellido "de la Frontera" que llevan tantos pueblos del lugar, hace referencia al carácter fronterizo que tuvieron durante siglos de dominio musulmán.
En este viaje no la hemos visitado, aunque merece la pena, como el Puerto de Santa María, ya en la bahía gaditana, ciudad con evocaciones taurinas.
Volviendo a Sanlúcar y desde aquí, en un barco de vapor réplica del primero que se construyó en la península, en 1817 y que cubría la ruta Sevilla-Sanlúcar-Cádiz, hacemos una pequeña incursión por el Parque Nacional de Doñana. Los famosos flamencos de color entre rosa y salmón.Y al final, volvemos a la capital, ciudad que guarda con San Sebastián semejanzas en cuanto a su carácter de fortaleza durante siglos, aunque conserva mucho mejor que aquélla ese poso de ciudad defensiva.
Ubicada en una estratégica península a la entrada de la bahía, su único punto de unión con la Isla de León le permitió defenderse del asedio francés, aunque también constriñó y condenó a la ciudad a un crecimiento hacia arriba en su parte extramuros, mientras las calles estrechas del Casco Viejo conservaban su carácter especial, mezcla de palacios y casas de la burguesía comercial con otras más populares y sencillas. En la foto, en la punta de un pequeño islote, el Castillo de San Sebastián, ligado a tierra por un estrecho malecón construido en el siglo XIX para unirlo a la ciudad durante la pleamar.
Seguramente Cádiz sea una ciudad incómoda de habitar, aunque muy agradable de visitar y como ya dije al principio, morada por gente encantadora, divertida y amabilísima.
Como colofón y resumen, un vídeo de la canción dedicada a Cádiz por la gaditana (isleña de San Fernando), Niña Pastori.

Para los de Tolosa, Cádiz es también especial por los Carnavales. La pena es que coinciden con los nuestros y no podemos visitarlos.
No obstante, todo es relativo y la visión, en vacaciones, siempre es un poco sesgada.

Comentarios

  1. Kaixo, Emilio! Cádiz va a ser también la ciudad en la que subamos a Primera. Aupa Erreala!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo de l…

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

VIAJAR AL PASADO

El miércoles pasado en Donostia-San Sebastián, impartió una interesantísima conferencia José Ignacio Latorre,  físico de la Universidad de Barcelona, quien a pesar de la coincidencia de apellido con quien esto escribe, no guarda ninguna relación de parentesco con uno, al menos cercana y conocida.
El tema se centró en las repercusiones que para la teoría científica actual tendría la validez de unos experimentos recientes con neutrinos, que parecen demostrar que se ha conseguido superar la velocidad de la luz, lo que de entrada supondría dar un serio batacazo a la Teoría de la Relatividad de Einstein.
Vaya por delante que el conferenciante defendía que en los métodos utilizados por los investigadores había algunas medidas de tiempo no excesivamente claras que podían haber inducido a pequeños errores que invalidarían el experimento.
El asunto proviene de una investigación en un laboratorio italiano, hecha pública por el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), que se ha hecho …