Ir al contenido principal

BERLÍN

Estos días hemos viajado a Berlín. Mi primera y única visita anterior a la capital alemana se remontaba a abril de 1990, unos meses después de la caída del muro. El cambio que ha experimentado Berlín en estos 20 años ha sido espectacular. Entonces me pareció una ciudad algo anodina, sin demasiado atractivo, si exceptuamos el propiamente derivado de la reunificación y todo lo que conllevaba.
Cuando escuchaba o leía a aquellos que elogiaban la nueva urbe surgida de sus cenizas, pensaba que se referían a una ciudad distinta a la que yo había visitado y efectivamente, he constatado que así era. Berlín es una ciudad nueva.Donde hace veinte años había solares, como en Postdamer Platz, atravesada por el muro que dividía la ciudad y dos formas de entender el mundo, ha surgido una pléyade de grandes edificios firmados por los más prestigiosos arquitectos del planeta y financiados por distintas multinacionales, que han fijado en ellos su sede europea.
Uno de los más llamativos es el Sony Center y su famosa cúpula.La ayuda y la implicación del gobierno y todo el pueblo alemán para devolver a la ciudad el esplendor que tuvo antes de la Segunda Guerra Mundial ha sido determinante para lograrlo.
Esta plaza se ha convertido en el símbolo del nuevo Berlín.
Antes de la guerra también fue el centro de la vida berlinesa y en ella se encontraba el búnker donde Hitler pasó sus últimos días. Este es el aspecto que tenía la citada plaza a comienzos del siglo pasado.Muy cerca de esta plaza, y del fragmento de muro de la primera imagen, conservado como vestigio y recuerdo de lo que fue la división, Checkpoint Charlie, el más famoso de los puestos de control de paso entre la zonas bajo dominio soviético y norteamericano, en este caso.
La caseta original se destruyó con la caída del muro y ha sido rehabilitada tal y como era.Fue escenario de espectaculares huídas a Occidente, muchas de ellas con trágico final. Hoy es uno de los puntos turísticos más visitados de Berlín.
Al otro lado de Postdamer Platz, el entorno de la famosa Puerta de Brandenburgo también ha experimentado una profunda transformación, aunque quizás algo menos evidente.
La cuádriga que la corona, antes miraba hacia el lado occidental, y ahora lo hace hacia la majestuosa avenida Unter den Linden, que en la partición quedó en el sector ruso.Enfrente, en la antigua parte occidental, el Tiergarten, auténtico pulmón verde de la ciudad y el Reichstag, sede del Parlamento alemán, que ha recuperado su protagonismo, y luce con orgullo la espectacular cúpula de Foster, que sustituye a la anterior, destruida durante el bombardeo de la ciudad.Junto a la puerta prusiana, y flanqueando la misma, también se han erigido nuevos edificios para albergar las embajadas francesa y estadounidense, y el Hotel Adlon ha sido reconstruido guardando su antigua fisonomía.
Si continuamos por Unter den Linden, nos encontramos con algunos de los pocos edificios históricos anteriores a la Segunda Guerra Mundial que se conservan en lel centro de la ciudad.Entre ellos la Universidad Humboldt, fundada por Wilhem von Humboldt, linguista y político que vivió entre 1767 y 1835, y conocido entre nosotros por su interés por el euskera, que aprendió, admiró y estudió en profundidad. Su libro sobre su Viaje al País Vasco en la primavera de 1801 ha sido durante años y lo sigue siendo, uno de los referentes bibliográficos de la cultura vasca. En otras entradas de este blog lo he citado (Hernio desde Iturriotz y Viajeros y Tolosa)
Su hermano Alexander, naturalista, desarrollaría la faceta científica de la incipiente Universidad en su primeros años académicos.En el descansillo del primer piso, los retratos de los 29 premios Nobel que hasta hoy han pasado por sus aulas, bien como alumnos o como profesores.
En ellas impartieron clases filósofos como Fichte, Hegel o Schopenhauer. Por cierto, éste último sin mucho éxito entre los alumnos de su época en su afán por contrarestar y rebatir al filósofo oficial de entonces, el autor de la "Phenomenologie des Geistes" ("Fenomenología del Espíritu"), que tanto nos costase digerir en nuestros años universitarios.
Entre los alumnos de este último figuraría un joven Heinrich Heine, el poeta por excelencia del Romanticismo alemán.
Como estudiantes también pasaron por sus pupitres Albert Einstein o Marx y Engels.Continuando por la ancha avenida, llegamos a Alexander Platz, corazón de la zona Este de la ciudad y la parte más antigua de ella, de la que no queda nada excepto unos pocos edificios reconstruidos detrás del imponente Rotes Rathaus (Ayuntamiento Rojo, nomenclatura que no se debe a su pasado comunista, sino al color de sus ladrillos)En la misma plaza la omnipresente Fernsehturm (Torre de la Televisión), construida por la Alemania Oriental para dejar pequeña y ridícula a la occidental Funkturm , y que te encuentres en la zona de Berlín que te encuentres, aparece siempre cerca en tu campo de visión.
Como en esta imagen de la Isla de los Museos, otro de los puntos imprescindibles de la ciudad, cuya restitución completa al aspecto que tuvo antes de la guerra, acaba de ser finalizada.En unos pocos metros cuadrados, rodeados por el río Spree, encontramos colecciones como la del impresionante Pergamon Museum, con las puertas de Babilonia, el Altar de Pérgamo, o esta Puerta del Mercado de Mileto, entre sus muchos tesoros.El Neues Museum, donde por fin ha encontrado acomodo la viajera Nefertiti (¡ni las guías sabían ya dónde ubicarla!), otra de las innumerables maravillas que atesora la ciudad y que nos demuestra que después de más de 3.000 años nuestro concepto de belleza no ha cambiado tanto. A pesar de que era el único punto del museo en el que no se podía fotografiar, conseguí captar esta instantánea.Muy cerca de Alexander Platz, las grandes avenidas del Berlín Oriental, como la Karl Marx Allee, donde podemos encontrar muestras de la sobria y funcional arquitectura soviética, como este edificio del Restaurante Moskau.Todo lo que tiene que ver con la iconografía de la extinta RDA (DDR en alemán) se ha convertido en apreciado souvenir codiciado por los turistas.
Los fragmentos de muro, las gorras protosoviéticas con el martillo, el compás y el trigo (remedo de la hoz y el martillo soviéticos), la figura del oso con los brazos levantados de los semáforos y los trabi, los clásicos coches Trabant de la RDA, llenan las tiendas de recuerdos y los puestos de los muchos mercadillos de la ciudad.En los más de 40 años que duró la división de la ciudad en dos, la pugna entre ambas orillas fue el motor de su desarrollo constructivo y ante un icono arquitectónico en una de ellas, surgía su réplica en el otro lado.
Al otro lado de la plaza, y sin abandonar la zona oriental, la estación y la plaza de Hackescher Markt y el edificio reconvertido en centro comercial Hackescher Höfe con sus 8 patios superpuestos llenos de tiendas y restaurantes.A continuación, Oranienburger Strasse, también con muchos bares y restaurantes y ambiente nocturno.
Los años a caballo entre los siglos XIX y XX, fue el barrio donde se concentró la población judía de Berlín, con la que fuera la sinagoga más grande de la ciudad, seriamente dañada durante los bombardeos de la segunda guerra, acabada de demolir por las autoridades de la RDA y reconstruida tras la reunificación.
Muy cerca, uno de los edificios de okupas que todavía quedan en Berlín, aunque todo hay que decirlo con la connivencia y el apoyo financiero del ayuntamiento berlinés.El otro barrio alternativo de la ciudad, también en la antigua zona oriental, Prenzlauer Berg, es uno de los más valorados hoy, y sus edificios rehabilitados los van ocupando yuppies y profesionales liberales procedentes de la zona occidental.
También queda algún que otro edificio okupa como éste.A pesar de todo, mantiene su carácter bohemio y espíritu artístico, que ya tenía antes de la reunificación.
Bares, tabernas y restaurantes animan sus calles, como la Kulturbrauerei, gigantesco edificio que albergó una fábrica de cerveza, reconvertido en lugar de reunión con bares, salas de baile y conciertos, un cine y un teatro.En la zona occidental, que creció en los años sesenta y setenta constreñida por el muro, el edificio más emblemático es la Kaiser-Wilhem-Gedächtnis-Kirche, iglesia neorománica construida a finales del siglo XIX en recuerdo del emperador prusiano Guillermo I.
Parcialmente destruida el año 1943, en la década de los 50 se construyeron cuatro edificios anexos que mantienen el culto luterano, dejando los restos de la antigua iglesia como memoria de los desastres de la guerra.
Estamos en pleno centro de lo que fue el Berlin occidental.De aquí parten avenidas como la Kantstrasse o la comercial Kurfürstendam, donde se concentran todas las tiendas de moda, réplica de la Friedrichstrasse de la zona oriental, calle esta última que ha despertado a la vida después de la unificación.
Entre ambas, Savignyplatz, otra zona plena de bares y restaurantes y con mucho ambiente.
Al otro lado de la Gedachtnis Kirche, en la Tauentzienstrasse, otra institución del Berlín occidental: los almacenes KaDeWe, el equivalente berlinés del Harrods londinense, con sus atrayentes escaparates como éste de la foto. Su nombre, acrónimo de Kaufhaus des Westens (Grandes Almacenes del Oeste) ya denota su antigua filiación.Muy cerca, el Zoologischer Garten, el más visitado de Europa. Como muchas otras cosas en la ciudad, también hay dos parques zoológicos; existe otro mucho menos visitado en la zona oriental.
Pero en Berlín no todo comienza con la Alemania del Tercer Reich o la caída del muro.
Algo más hacia el Oeste, encontramos el castillo palacio de Charlottenburg, memoria de su pasado esplendor como capital del imperio prusiano, construido como residencia de verano a finales del siglo XVII y ampliado en el XVIII por los sucesivos reyes prusianos.Y muy cerca de la ciudad, otra histórica población, a la que se llega desde Berlín en una línea del S-Bahn (los ferrocarriles de cercanías) que con el U-Bahn (el metro), el Tram (los antiguos tranvías orientales) y los autobuses, conforman un entramado de transporte público muy eficiente y de precisión y puntualidad germánicas.Me refiero a Postdam, en uno de cuyos numerosos palacios se celebró la Conferencia de Postdam, entre el 17 de julio y el 2 de agosto de 1945, en la que Churchil en un principio (luego fue sustituido por Attlee tras perder las elecciones), Truman y Stalin, acordaron las bases para la reordenación del espacio europeo tras la derrota de Alemania, y las condiciones para la rendición de Japón, aunque éstos no capitularían hasta después del posterior lanzamiento de las bombas atómicas)
El más famoso de los palacios de Postdam es el de Sanssouci, rodeado de magníficos jardines, residencia veraniega de Federico II el Grande de Prusia. Su nombre, que en francés significa sin preocupaciones, dice mucho del carácter de sus antiguos moradores.Antes de finalizar, ¡cómo no!, hablaremos un poco de gastronomía. Las inevitables salchichas, acompañadas de magnífica cerveza, han sido la base de nuestra dieta berlinesa.
La más típica, la Currywurst, de la que, aunque extendida por toda Alemania, los berlineses defienden su paternidad y que se sirve en los imbiss, los puestos callejeros.
Pero como todo no son salchichas, también nos hemos llevado alguna agradable sorpresa.
En un restaurante al borde del Spree, leyendo la carta, nos encontramos con un ingrediente como acompañamiento de varios de los platos, Pfifferlinge en alemán y Chantarelles en inglés, que no conseguíamos descifrar.
Inquirido el camarero, nos remitía a mushrooms que aunque en inglés genéricamente se refiere a seta u hongo, culinariamente hablando, son champiñones.
La duda se resolvió en cuanto vimos aparecer el plato. Eran ziza hori, rebozuelo en castellano, una de mis setas preferidas. Luego las encontraríamos en los supermercados en grandes cajas de madera. El precio que se ve en la pizarra es por 500 g. El kilo estaba a 9,80 € lo que no está nada mal, sobre todo teniendo en cuenta la calidad que aparentaban tener.
Como siempre, algunas recomendaciones literario-cinematográficas para acabar. Volveré a ver la deliciosa "Good Bye Lenin" (2003), de Wolfgang Becker, donde espero reencontrar muchos de los lugares ahora visitados, y que ya recomendé en algún otro lugar de este blog, además de la impresionante, aunque más sesuda, "El cielo sobre Berlín" (1987) de Wim Wenders.
También recomiendo la novela que comencé a leer unas semanas antes de mi viaje a Berlín, para entrar en ambiente, aunque no se desarrolla enteramente en esa ciudad (hasta los últimos capítulos no pasarán por la capital alemana), sino en otras del norte de Alemania, y que es una de las que más me ha gustado de las que leído últimamente, "Viaje con Clara por Alemania" (2010), del donostiarra afincado en el país teutón, Fernando Aramburu, editada por Tusquets, magnífica novela sobre la relación conyugal o de pareja, enmarcada en un aparente formato de libro de viajes, que no es tal, y contada con un humor socarrón y sarcástico muy guipuzcoano.
Un ejemplo puede ser la siguiente frase extraída de su contenido: "Los ingleses estaban, valga la redundancia, borrachos".
Sencillamente, genial, y que me perdonen los hijos de la Gran Bretaña.
Como valor añadido, magnífico el papel, de un tacto insuperable. En estos días de libros digitales e iPad, a mí me sigue gustando la percepción del contacto con el papel. Mientras se siga editando con esta calidad, quedaremos adeptos al formato tradicional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo de l…

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

VIAJAR AL PASADO

El miércoles pasado en Donostia-San Sebastián, impartió una interesantísima conferencia José Ignacio Latorre,  físico de la Universidad de Barcelona, quien a pesar de la coincidencia de apellido con quien esto escribe, no guarda ninguna relación de parentesco con uno, al menos cercana y conocida.
El tema se centró en las repercusiones que para la teoría científica actual tendría la validez de unos experimentos recientes con neutrinos, que parecen demostrar que se ha conseguido superar la velocidad de la luz, lo que de entrada supondría dar un serio batacazo a la Teoría de la Relatividad de Einstein.
Vaya por delante que el conferenciante defendía que en los métodos utilizados por los investigadores había algunas medidas de tiempo no excesivamente claras que podían haber inducido a pequeños errores que invalidarían el experimento.
El asunto proviene de una investigación en un laboratorio italiano, hecha pública por el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), que se ha hecho …