Ir al contenido principal

GUARDETXE-ERRENAGA-TXINDOKI

El sábado al amanecer nos encontramos en el lugar donde estaba Guardetxe, de momento un solar vacío, con mi hermano Miguel y varios amigos suyos de Madrid, y nuestro tío José Mari Tuduri, para subir a Txindoki, pasando por Igaratza, donde nos diponíamos a pasar el fin de semana en el refugio de los Amigos de Aralar-Aralarko Adiskideak.
Una vista de Txindoki desde la otra vertiente de la sierra, en concreto sacada de Lazkaomendi.Después de repartirnos las botellas de sidra y vino, comida y demás enseres necesarios para pasar sin sed ni hambre unas horas (si alguien nos vio, pensará que semanas) en el corazón de la Sierra de Aralar, alejados de la "civilización", como reza el tópico, y con las mochilas repletas, iniciamos la ruta por la pista camino de Pago Mari.
A unos veinte minutos de la salida, nos encontramos con la "Sima del Francés" (Beingo Leizea), de 100 m. de profundidad y que debe su nombre popular a la leyenda que cuenta que un soldado francés con su caballo incluido, que posiblemente formase parte de los Cien Mil Hijos de San Luis, fue arrojado a la misma por algún grupo de partidarios liberales que lo encontaron perdido por el camino, quizá buscando la ayuda de alguno de los muchos guerrilleros tradicionalistas que se movían por la zona, como nos recuerda Benito Pérez Galdós en "Los Cien Mil Hijos de San Luis", uno de sus justamente famosos Episodios Nacionales.
La ilustración pertenece a la edición de 1884 y en ella se ve a un soldado francés tapando la palabra "Libertad" y pisando el término "Constitución"Refiriéndose al general Eguía, que conspiraba en Bayona a favor de los planes absolutistas de Fernando VII, y en la voz narradora de Jenara, nos cuenta:
"Entretanto el gobierno francés concedió a Eguía algunos millones (...) pero casi podría jurar que de aquel dinero, sólo algunas sumas insignificantes pasaron a manos de los pobres guerrilleros tan bravos como desinteresados, que desnudos, descalzos y hambrientos, levantaban el glorioso estandarte de la fe y de la monarquía en las montañas de Navarra o de Cataluña."
Recordemos que los franceses del citado batallón al mando del Duque de Angulema, auspiciados por la Santa Alianza, entraron en la Península en 1823 para acabar con las reformas del Trienio Liberal y restablecer el absolutismo en la persona de Fernando VII, dando inicio al periodo denominado la Década Ominosa.
Tras el recuerdo histórico, continuamos por la pista hasta alcanzar el antiguo aparcamiento de Pago Mari (45'), siguiendo por el ya empedrado camino hasta una bifurcación donde escogemos la vía de la derecha hasta llegar a una nueva sima, Igaratza, también rodeada por un murete de piedra.Salimos de la zona de hayedos entre las rocas y unos metros más adelante a la izquierda, alcanzamos la cima de Errenaga (1.282 M.), debajo de la cual por la otra veriente se guarecen los refugios del mismo nombre, más conocidos con el nombre de Igaratza, a los que accedemos por la izquierda de la loma, tomando el camino que viene de Larraitz por Putxerri. (1h.15'). La vista desde este punto con Aitzgorri al fondo.El refugio de los Amigos de Aralar-Aralarko Adiskideak, data de 1928, y está construido sobre los cimientos de una antigua Casa de Miqueletes, que controlaba la muga entre Gipuzkoa y Navarra.
Fue edificado gracias al empeño que puso en ello Francisco ("Paco") Tuduri Sánchez (nuestro entrañable "tío Paco", a quien recordamos con admiración y cariño), quien convenció a un grupo de amigos tolosarras para que le apoyasen en el proyecto, para lo que fundaron la mencionada sociedad propietaria de los refugios, "Amigos de Aralar".
Dejo el enlace al escrito que Pedro Elósegui Irazusta escribió para el libro conmemorativo del 50 Aniversario de su fundación, titulado "Pequeña Historia de los Amigos de Aralar"

http://www.aralar-natura.org/publi/15/15046049.pdf

Soltamos lastre en el refugio, y con una pequeña mochila para llevar el agua, unas galletas, frutos secos y la imprescindible cámara de fotos, iniciamos la marcha a la derecha del refugio, hasta el poste indicador que señala de frente el camino hacia Arritzaga (lo que nosotros llamamos "Minas"), tomando el que sale a la izquierda por la herbosa ladera hacia las campas de Alotza, que vemos en la imagen.Siguiendo en todo momento el sendero marcado como PR (amarillo y blanco), y ayudados también por los hitos de piedras apiladas que nos ayudan a identificar el camino correcto en los puntos dudosos, atravesamos enseguida varias zonas kársticas características del paisaje de Aralar, hasta alcanzar el paso de Irazustako Lepoa (1 h.15' desde los refugios).
A nuestros pies, el valle de Alotza, con la fuente y el abrevadero para el ganado en primer plano y las cumbres de Ganbo y Ganbo-Txiki a nuestra derecha.
Desistimos de subir la primera de ellas, por la premura de tiempo (José Mari nos espera en el refugio con una suculenta paella y el arroz no puede pasarse) y nos dirigimos hacia Ganbo Txiki, cuya cumbre (1.385 m.) alcanzamos en poco más de 15 minutos.
Txindoki desde Ganbo Txiki.Desde allí y por el cordal, avanzamos hacia Txindoki, bajando lentamente hasta prácticamente la cota 1.000 m., desde donde, dejando a un lado las txabolas de Zirigarate Goikoa, comenzamos la parte más dura de la ascensión.Dos horas y media largas después de haber dejado Igaratza, alcanzamos la cumbre del Larrunarri o Txindoki (1.345 m.), que aun no siendo la más alta, sí es la más emblemática de Aralar, por su belleza plástica, sobre todo vista desde Ordizia, Beasain o Lazkao, desde donde el denominado "Cervino vasco", se alza majestuoso como punta de lanza de Aralar, tal y como apreciamos en la primera imagen de esta entrada.
Una foto del buzón de Txindoki.Tras el preceptivo descanso y reposición de fuerzas, para regresar iniciamos el descenso hasta las txabolas de la majada de Zirigarate Goikoa, donde abandonando el camino que desciende a Larraitz, ladeamos a nuestra izquierda hasta encontrar entre la espesa niebla el collado que nos permite adentrarnos de nuevo en Alotza.
Ayudados por el GPS, cada día más imprescindible, atravesamos de nuevo los pastos de Alotza esta vez por su lado derecho, hasta llegar de nuevo a la fuente y al collado de Irazustako Lepoa.
Para entonces, la niebla se ha hecho más espesa y vemos como nos alcanza a nuestras espaldas.
En fila de a uno, guiados por las marcas del camino, y sin perder de vista a quien llevamos adelante o detrás, regresamos hasta el refugio de Igaratza, donde llegaremos 5 horas y media después de haber iniciado la ruta hacia Txindoki.
Si sumamos la hora y cuarto que nos costó llegar al refugio, y la excelente paellla preparada por José Mari, podremos imaginar cómo devoramos la misma (a una media de 3-4 platos hondos por barba).
Una imagen del refugio entre la niebla.A partir de aquí, y sin ni siquiera echar la siesta, partidas de póker (el clásico, no el Texas de moda entre la chavalería) hasta la hora de cenar.
La noche, de luna nueva y nublada, cerrada como la tapa de un submarino, no permitía ver más allá de los árboles que circundan el refugio, dándole si cabe un carácter todavía mas especial a nuestra estancia.
Una foto del tío Paco Tuduri, con Pantxo Labayen y Txomin Mocoroa (secretario, presidente y tesorero, respectivamente, de la que sería primera Junta Directiva de la sociedad) y otra del padre Alberto Begiristain (benedictino del convento de Lazkao, quien durante años subiría desde Lizarrusti para dar misa en la ermita inaugurada junto al refugio en 1946), presiden la acogedora estancia, forrada de madera, que mantiene el calor generado con la económica, como en las cocinas de antaño.
Igaratza. Asamblea A.A. Directiva en la mesa bandera al fondo (vertical)
GureGipuzkoa.net | Igaratza. Asamblea A.A. Directiva en la mesa bandera al fondo (vertical) © CC BY-SA: Elósegui Irazusta, Jesús

Para cenar, chuletas (o chuletones como les llaman en Navarra) de Goya, espectaculares, asadas en la parilla y regadas con el vino y la sidra acarreados en las mochilas por la mañana.
Entre ronquidos pasamos la noche en las literas de las habitaciones con que cuenta el refugio.
La mañana amanece fría, ventosa y lluviosa, lo que no es óbice para que demos un paseo por Aralar, aunque más corto del que teníamos previsto si el tiempo hubiese acompañado.
Desistimos de subir a Intzeko Torrea (Irumugarrieta), aunque en lugar de volver por el camino tradicional a Guardetxe, alcanzamos el lugar conocido como Peri Leku, por la feria anual de ganado que celebraban en sus campas los pastores de la zona, y giramos a la derecha para dirigir nuestros pasos hacia Unako Putzua, por los rasos pastizales que pueblan el valle que se extiende bajo las Malloak.Junto a la laguna, humedal ahora vallado para su conservación, un hermoso arroyo serpentea entre los pastos hasta perderse por el interior de las rocas.
Desde Unako Putzua y cambiamos de dirección 90º hacia la derecha en busca del collado de Urdangoena, entre la herbosa cumbre de Beloki y la de Txameni, por el único camino posible, junto al riachuelo que se abre paso entre las rocas hasta alcanzar el hermoso paraje de la borda de Bustintza.Una vez atravesado éste, descendemos por el camino que sale a la izquierda hasta Albi (1h.45' desde el refugio), donde finaliza nuestro periplo por la sierra de Aralar.
Como epílogo al fin de semana, comida en el bonito Ostatu de la cercana población de Aldatz, nombre que suena a hongos, aunque esta semana mis pasos han ido por otros derroteros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo de l…

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

VIAJAR AL PASADO

El miércoles pasado en Donostia-San Sebastián, impartió una interesantísima conferencia José Ignacio Latorre,  físico de la Universidad de Barcelona, quien a pesar de la coincidencia de apellido con quien esto escribe, no guarda ninguna relación de parentesco con uno, al menos cercana y conocida.
El tema se centró en las repercusiones que para la teoría científica actual tendría la validez de unos experimentos recientes con neutrinos, que parecen demostrar que se ha conseguido superar la velocidad de la luz, lo que de entrada supondría dar un serio batacazo a la Teoría de la Relatividad de Einstein.
Vaya por delante que el conferenciante defendía que en los métodos utilizados por los investigadores había algunas medidas de tiempo no excesivamente claras que podían haber inducido a pequeños errores que invalidarían el experimento.
El asunto proviene de una investigación en un laboratorio italiano, hecha pública por el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), que se ha hecho …