Ir al contenido principal

LOS OTROS REYES MAGOS

Hoy no escribo yo. Cedo mi pequeño rincón en la red de redes a un artículo de mi hermano Miguel, aparecido hace unos días en el periódico "Heraldo de Soria", ciudad en la que vive, con el fin de recaudar fondos para una misión en Zimbabue, país africano que visitó el pasado verano. Reproduzco el texto íntegro del mismo, más amplio que el publicado en el citado diario, incluyendo las fotos originales.

"Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay otros que luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay quienes luchan toda la vida, esos son imprescindibles."

Bertolt Brecht

"En gran parte del continente africano, donde los reyes magos no encuentran zapatos para dejar juguetes, ni tendrían juguetes para dejar si hubiera zapatos, “los otros reyes magos” reparten algo más importante: esperanza. El seis de enero, el siete, el ocho y todos los días del año, durante muchos años, hombres y mujeres como el agredeño José Luís Ruiz, comparten penas y alegrías con los hijos de estas tierras.

Nos encontramos con el padre José Luís allá por el mes de julio, época en la que andábamos preparando un viaje que nos llevaría a Sudáfrica, Zimbabue y Mozambique. A través de Cáritas diocesana de Osma-Soria pudimos contactar con él en su Ágreda natal, donde se encontraba pasando unos días de vacaciones junto a sus seres queridos.

Quedamos gratamente impresionados con un hombre que, aunque ya en la madurez de la vida, todavía tenía fuerzas para seguir trabajando por y con su gente de Dete, localidad de la provincia zimbabuense de Hwange, donde se encuentra actualmente. Aquí, junto a otros misioneros y misioneras, naturales y foráneos, atiende la misión de San Francisco Javier de esta población, además de otras comunidades repartidas por toda la zona.

Y con la curiosidad propia de unos viajeros deseosos de conocer de primera mano como viven y trabajan aquellas personas que un día decidieron dejar su familia y su tierra para dedicarse en cuerpo y alma a los más necesitados, acordamos vernos en “su” país a finales del mes de septiembre, y así poder compartir con él y su gente alguna jornada.

Llegamos a Dete procedentes de Johannesburgo después de un viaje de algo más de 18 horas. Primero en un autobús sudafricano relativamente moderno y cómodo que nos trasladó hasta la ciudad e Bulawayo, ya en Zimbabue, situada a unos 300 km de la misión; a partir de allí en una camioneta en la que aunque deberían haber ido no más de 18 personas, en algunos tramos llegamos a contar 38 y las más de las veces no menos de 30 viajeros.La antigua Rodesia del Sur está situada al sur de África, entre el río Zambeze, las cataratas Victoria y el río Limpopo, limitando al oeste con Botsuana, al norte con Zambia, al sur con Sudáfrica y al este con Mozambique.

Actualmente su “Índice de Desarrollo Humano” es el más bajo de todo el planeta, incluso por debajo de países como Haití, Afganistán o Moldavia. Este exponente, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, es una forma de medir la calidad de vida de una determinada comunidad en el medio en que se desenvuelve y una variable fundamental para la calificación de un país o región. No podíamos imaginar que esta realidad se manifestase ante nuestros ojos de forma tan contundente, nada más atravesar el paso fronterizo de Musina. Al entrar en Zimbabue, uno tiene la sensación de que todo el mundo ha salido corriendo: muchos servicios e infraestructuras como centros hospitalarios, ferrocarril, transporte público, correos, servicios de agua, luz y teléfono, o no funcionan o lo hacen de forma deficiente; las carreteras se encuentran en muy mal estado y muchas gasolineras fuera de servicio. Si bien se ven coches y autobuses, prácticamente todo el mundo se desplaza a pie, muchas veces descalzos, con las manos en los bolsillos los hombres y con paquetes encima de sus cabezas las mujeres.

Sin embargo, ningún índice nos podría medir nunca la simpatía con la que nos recibieron en Dete los parroquianos del padre José Luís y, especialmente, los niños. Decenas y decenas salían por doquier a nuestro encuentro deseosos de compartir lo poco que tenían: un abrazo, un beso y una sonrisa. Y de esa alegría por la vida que irradiaba de sus corazones, no cabe duda de que gran parte se debe a estos “otros reyes magos”.
Pero este país de 12 millones de habitantes, ahora una oscura sombra, en la década de los ochenta llegó a convertirse, tras su independencia de Gran Bretaña, en uno de los mayores productores de cereales y tabaco de todo África. Después de decenas de años bajo el yugo de gobernantes que han ido apropiándose de todo lo material y hasta lo inmaterial que han tenido al alcance de la mano, Zimbabue se enfrenta en la actualidad a una situación social y económica sumamente deteriorada: la tasa de desempleo ronda el 90% de la población adulta, la esperanza de vida en el país apenas supera los 45 años, la mortalidad infantil hasta los 10 años es de un 65 por ciento y la prevalencia del VIH/SIDA alcanza el 14 %. Por otro lado, hace algo más de un año que la moneda local dejó de tener valor y desapareció de la circulación; los billetes, de los cuales se llegaron a imprimir unidades con un valor de diez trillones de dólares zimbabuenses, no eran sino promesas de pago con caducidad y escaso valor real.
Con esta catastrófica carta de presentación, el presidente Mugabe celebró su 85 cumpleaños junto con miles de seguidores. El diario EL PAÍS, en su edición digital del 10 de febrero de 2009, se hacía eco del fastuoso menú de la fiesta: "2.000 botellas de champán (preferentemente Moët & Chandon y 61 Bollinger), 8.000 langostas, 100 kilos de gambas, 4.000 porciones de caviar, 3.000 patos, 16.000 huevos, 3.000 tartas de chocolate y vainilla y 8.000 cajas de bombones Ferrero Rocher". En la misma crónica y citando como fuente al periódico británico The Times, se podía leer que "el tirano zimbabuense no escatima en gastos para rendirse un lujoso y opulento homenaje entre los suyos, mientras siete millones de zimbabuenses necesitan ayuda humanitaria urgente para sobrevivir al hambre, según datos oficiales de Naciones Unidas (ONU)."

Y aunque sistemáticamente desde las esferas del poder se anuncia y promete reducir la pobreza, al final siempre es el pueblo el culpable de que no se les deje gobernar. Y ese pueblo que vive, o más bien sobrevive sumiso, agudizando el ingenio, apenas tiene ya fuerzas para elevar su voz. Si no tienen qué comer, se resignan; si no encuentran alivio médico para sus enfermedades, aguantan sufriendo; si no pueden pagar un autobús o este no llega, utilizan el “coche de San Fernando”; si no,…. Y en la zona de influencia de la misión esto se palpa y se toca con las manos.

La población de Dete es una área especialmente castigada: el índice de paro, el número de enfermos de SIDA, el de huérfanos y en general, el porcentaje de personas por debajo del umbral de la pobreza, superan la media nacional. El otrora rico municipio minero, es ahora un pueblo venido a menos en torno a una estación de ferrocarril, también venida a menos.
Pero ahí están siempre estos “otros reyes magos” que trabajan más para los africanos y con los africanos que para salvar a África, y que responden raudos a las demandas de la población en las esferas prioritarias de educación, salud, nutrición y protección infantil.

En la escuela primaria de la misión estudian cerca de 400 niños y niñas de la zona, y se atienden además otras necesidades materiales. Aquí aprenden aptitudes para la vida práctica que pueden ayudarles a evitar enfermedades, como el SIDA o la malaria; también reciben vacunas que les pueden salvar la vida, agua potable y alimentos.



En nuestra visita al centro escolar pudimos constatar como a la hora del recreo, de forma ordenada, todos los estudiantes acudían veloces a por su ración diaria de papilla de harina suplementada con nutrientes y vitaminas. Nos decía el padre José Luís que, si bien la educación “es gratuita”, cada alumno supone un coste de algo más de 100 euros al año, incluyendo matrícula, vestuario, libros y alimentación. La asunción de este gasto es considerado como algo irrenunciable por el bien de los más pequeños, lo cual implica que un gran número de familias tenga que recurrir a las más variopintas e insospechadas fórmulas de endeudamiento. No obstante, el impago de las tasas escolares es responsable de numerosos casos de absentismo escolar.
En Dete, además de la escuela primaria, también atienden una residencia de ancianos que han promovido y construido para acoger a personas mayores que no tienen dónde vivir. Son en general antiguos mineros del carbón venidos de otros países africanos cuando en la zona bullía la actividad económica, y que cuando cerraron las explotaciones mineras se quedaron en la calle con lo puesto y sin posibilidad de regresar a sus lugares de origen.

Da gusto verles a la puerta de sus habitaciones tomando el sol, reflexionando sobre quién sabe qué, o arreglando su pedacito de huerta que les permitirá obtener algunos ingresos para sus “vicios”.

Pero estos ancianos algún día fueron niños como los que a lo largo y ancho del país se ven correteando por todos lados y jugando con los artilugios más insólitos. Es tal la insuficiencia de todo tipo, que incluso pudimos ver a un niño arrastrando del tallo, a modo de cochecillo de juguete, la hoja de una hortaliza arrancada de una huerta cercana. Y parecía feliz.

Y también parecían felices las abuelas que nos recibieron con sus mejores galas cuando, acompañados del padre José Luís, nos invitaban a conocer sus humildes viviendas: cabañas de tejado de paja y estructura de adobe, en el mejor de los casos, que se diseminan por todo el territorio. Las más de formas redondeadas, aunque tampoco es extraño ver de vez en cuando alguna de planta cuadrada.

Los núcleos familiares se agrupan en el interior de pequeños cercados en los que a partir de una construcción inicial se van añadiendo otras según crece la familia. La matriarca cocina, normalmente una vez al día, en una cabaña comunal en la que se mantiene constantemente el fuego o al menos los rescoldos de lo que unas horas antes lo fue. En un extremo de la parcela, el ganado en régimen de semiestabulación; en el otro, algo de huerta y algún frutal. Y en algunas zonas, estratégicamente distribuidas por toda la comarca, las construcciones comunales: iglesias, salones sociales o centros multifuncionales levantados con la ayuda y la participación de los vecinos.

También pudimos departir una mañana con un grupo numeroso de éstos que se afanaba en la fabricación de ladrillos de barro para la construcción, en este caso de unas letrinas. Con todos ellos y con sus señoras, que además de ayudar habían hecho el almuerzo, nos restauramos con una tradicional comida a base de papilla de harina de maíz, un poco de verdura y algo de picadillo de soja.

Cuando uno habla de escuelas, asilos, hospitales o casas en este lugar recóndito de África, pudiera parecer que sus habitantes gozan de todo tipo de servicios. Nada más lejos de la realidad. Entre lo que nosotros conocemos como colegios, residencias de ancianos, clínicas o viviendas, y lo que podemos ver en la zona de Dete, solo una gran coincidencia: en todos los casos, los estudiantes, ancianos, enfermos e inquilinos, son personas.

Y alguna otra: mantener todo esto tiene un coste económico. Pero aquí y en otros lugares del continente africano el gobierno se desentiende, y tienen que ser otras instituciones y organizaciones no gubernamentales las que asumen la labor con la ayuda de nuestras aportaciones. Este sería el mejor regalo que podríamos ofrecer para celebrar el día de reyes, posibilitando así que estos “otros reyes magos” puedan encontrar al menos algunos zapatos, arrancando otra vez esa sonrisa de los niños y mayores del pueblo de Dete y su comarca, de la que nosotros pudimos disfrutar gracias al padre José Luís, soriano de Ágreda."

APORTACIONES PARA LOS REYES MAGOS DE DETE (ZIMBABUE), colaboración con José Luis Ruiz Hernández a través de:

CÁRITAS DIOCESANA DE OSMA-SORIA cuenta corriente en Caja Duero 2104 0530 11 9160191059

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo de l…

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

VIAJAR AL PASADO

El miércoles pasado en Donostia-San Sebastián, impartió una interesantísima conferencia José Ignacio Latorre,  físico de la Universidad de Barcelona, quien a pesar de la coincidencia de apellido con quien esto escribe, no guarda ninguna relación de parentesco con uno, al menos cercana y conocida.
El tema se centró en las repercusiones que para la teoría científica actual tendría la validez de unos experimentos recientes con neutrinos, que parecen demostrar que se ha conseguido superar la velocidad de la luz, lo que de entrada supondría dar un serio batacazo a la Teoría de la Relatividad de Einstein.
Vaya por delante que el conferenciante defendía que en los métodos utilizados por los investigadores había algunas medidas de tiempo no excesivamente claras que podían haber inducido a pequeños errores que invalidarían el experimento.
El asunto proviene de una investigación en un laboratorio italiano, hecha pública por el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), que se ha hecho …