Ir al contenido principal

VALENCIA

Hace unas semanas volví a Valencia. Esta vez se trataba de pasar unos días al sol después de haber tenido que interrumpir las vacaciones de Semana Santa.
He visitado varias veces la ciudad que, como todas las grandes urbes de la península, ha cambiado mucho y para bien desde los años de la transición.
Los valencianos han pagado muy cara esa transformación a base de corrupción política y en las últimas elecciones han decidido ponerle freno.
Todavía recuerdo la primera vez que estuve, el año 67 del pasado siglo. Celebraban las Fallas.
Fuente: www.bdfallas.com
Aquella explosión de luz y de color, de grandes muñecos con extrañas caras de felicidad, quedarían grabados para siempre en mi mente infantil. Estaba de vacaciones con mis padres y hermanos en Alicante y nos acercaron a Valencia a ver las Fallas.
Luego volvería a visitar la ciudad del Turia durante sus fiestas, pero la impresión ya no fue la misma que aquélla primera vez. Recomiendo desde aquí a todo el que me lea, acercarse alguna vez a Valencia durante las Fallas y en su defecto visitar el Museo Fallero, donde se recogen los ninots (uno de las fallas grandes y otro de las infantiles) indultados cada año del fuego mediante votación popular.
Pero como decía, este año buscábamos sol y tranquilidad, por lo que pedimos a nuestro amigo Rafa Guardiola, tolosarra con raíces valencianas, que nos recomendase algún lugar cercano a la ciudad, tranquilo y con buena playa.
Nos sugirió acertadamente la localidad de Canet d'en Berenguer, con un magnífico y limpio arenal de 1.250 m. de longitud en el que calentar nuestros húmedos huesos vascos al sol de Levante.
Lo primero que llama la atención del pequeño enclave es su faro, no ya sólo por su tamaño o belleza arquitectónica, que también, sino por encontrarse enclavado 300 metros tierra adentro.
Se construyó en 1904 sobre la base de una torre de vigilancia del siglo XVI cuya misión era alertar de la presencia de barcos corsarios a las poblaciones costeras.
También la ciudad de Valencia cuenta con magníficas playas, la más popular de ellas la de la Malvarrosa, que en estas tardes de principios de mayo en que la visitamos, rebosaba de paseantes por su flamante paseo marítimo lleno de farolas. Terrazas y asépticos bares han proliferado en los últimos años dándole un ambiente impersonal a la que otrora fuese la playa de los valencianos. Al final de la misma, la recuperada casa de Blasco Ibáñez, convertida en casa-museo del escritor, nos recuerda que aquí pasearon sus veranos el gran novelista o insignes artistas como Sorolla y Benlliure.
Frente al mar, el antiguo barrio de pescadores del Cabanyal, otra de las víctimas de la especulación urbanística que ya ha perdido su antiguo carácter para convertirse en un nuevo señuelo residencial.
Y coronando el conjunto, un hotel de lujo sobre el antiguo balneario de Las Arenas.
Para quien quiera sumergirse en la Malvarrosa de los años 50 del pasado siglo, tan diferente de ésta de hoy, no tiene más que leer "Tranvía a la Malvarrosa" (1984) de Manuel Vicent, llevada al cine en 1997 por José Luis García Sánchez.
Antes de llegar a la Malvarrosa, habremos pasado por otros dos hitos del despilfarro español y valenciano de la cultura del pelotazo de los primeros años del segundo milenio, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, desmesura pantagruélica hoy infrautilizada y el Puerto de Valencia, donde la celebración de la Copa América y la Fórmula 1 propiciaron también que la especulación volviese a llenar sus bolsillos a costa del endeudamiento a perpetuidad de los ciudadanos valencianos.
Pero no todo es pelotazo y fasto en Valencia. la ciudad cuenta con uno los cascos antiguos más extensos del estado, que también ha ido recuperando su viejo esplendor y pasear por sus calles o tomar algo en las terrazas de sus bares es un placer propiciado por el buen clima del que disfruta.
En cuanto a sus edificios históricos, destaca entre todos ellos, la Lonja de la Seda, espectacular obra maestra del gótico civil flamígero, construida entre 1482 y 1533, que ilustra el poderío y la riqueza mercantil de la ciudad durante los siglos XV y XVI. Su nombre deriva de la importancia que tuvo la industria sedera en la misma entre los siglos XIV y XVIII.
En su interior, es impresionante el techo de la Cámara Dorada del Consulado del Mar, de madera policromada, rescatado de la extinta Casa de la Ciudad, derribada en el siglo XIX.
Junto a la Lonja, merece una visita mañanera el Mercado Central y la Iglesia de los Santos Juanes, que con aquélla conforman la Plaza del Mercado.
En el centro histórico de la urbe, conocido como Ciutat Vella, además de los citados podemos admirar muchos otros edificios, como las puertas de la antigua muralla cristiana, conocidas como Torres del Quart (siglo XV), en las que aún podemos encontrar las huellas de los cañonazos de la Guerra contra las tropas de Napoleón y las Torres de Serranos, góticas del siglo XIV,
Saliendo extramuros por esta última, nos topamos con el puente del mismo nombre sobre el Jardín del Turia, en el desecado cauce del que fuera el paso del río por la ciudad. Tras las graves inundaciones de 1957 se decidió desviar el río para que no cruzase por el centro urbano y evitar así las consecuencias de nuevas crecidas. Aunque en un principio se proyectó que fuese una gran autopista urbana, la presión popular consiguió convertirlo en lo que es hoy, una gran jardín en el centro de la ciudad, inaugurándose en el año 1986 su primer tramo.
Volviendo intramuros, y muy cerca de las Torres de Serranos, en pleno Barrio del Carmen, cenamos en el Restaurante Trenca Dish, comida mediterránea pero con toques innovadores, muy agradable y recomendable.
Tras la cena, nuevo paseo por la cercana plaza de la Mare de Deu, admiramos la Seu, la imponente Catedral de Santa María, erigida entre los siglos XIII y XV en estilo gótico, aunque siguió construyéndose durante siglos por lo que aúna distintos elementos en diferentes estilos artísticos, desde el renacentista al neoclasicismo, pasando por el barroco, e incluso una puerta románica anterior, del siglo XIII.
Aunque no lo hicimos en esta ocasión, también es interesante si visitamos Valencia acercarse a La Albufera, uno de los humedales más importantes de la península ibérica. Sus aguas han sido durante siglos el sustento de pescadores y cultivadores de arroz, dando origen al producto gastronómico valenciano por excelencia, la paella.
Podemos acercarnos al poblado del Palmar y en uno de sus numerosos restaurantes degustar una exquisita paella o cualquier otro plato a base de arroz. Antes o después de comer, es recomendable un paseo en barca por el lago. En sus orillas admiraremos más de una barraca, construcción tradicional valenciana con tejado a dos aguas en la que vivía toda la familia. Estaba dividida en dos dormitorios, entre los cuales había un espacio dedicado a la cocina, que sólo se utilizaba en invierno, ya que durante el verano se cocinaba fuera. Se construía junto a la huerta. Los materiales empleados para ello eran los que daba la cercana naturaleza: barro, cañas, juncos y carrizos.

Quien mejor reflejó la dura vida de los habitantes de la Albufera en los años a caballo entre el XIX y el XX fue Vicente Blasco Ibáñez en sus novelas "La barraca" (1898) y "Cañas y barro" (1902), llevadas a finales de los 70 a la televisión con gran éxito.
Para finalizar, una nueva recomendación de nuestro amigo Rafa antes mencionado; una paella en una barraca centenaria en la carretera que nos lleva de Valencia al Palmar por la costa: Restaurante La Genuina.
Por supuesto que hay mucho más en Valencia que lo que he reflejado, pero sirve de introducción a una gran ciudad, recuperada a base de sufrimiento, que merece la pena visitar.

Comentarios

  1. Gracias por la mención. Me alegro que des una visión distinta de lo que es Valencia. Hay que visitarla y conocerla para descubrir la verdad. Los vascos por nuestra reciente historia sabemos algo de esto. Os acordáis "ven y cuéntalo". Gracias Emilio te leo con interés y admiración.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo de l…

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

VIAJAR AL PASADO

El miércoles pasado en Donostia-San Sebastián, impartió una interesantísima conferencia José Ignacio Latorre,  físico de la Universidad de Barcelona, quien a pesar de la coincidencia de apellido con quien esto escribe, no guarda ninguna relación de parentesco con uno, al menos cercana y conocida.
El tema se centró en las repercusiones que para la teoría científica actual tendría la validez de unos experimentos recientes con neutrinos, que parecen demostrar que se ha conseguido superar la velocidad de la luz, lo que de entrada supondría dar un serio batacazo a la Teoría de la Relatividad de Einstein.
Vaya por delante que el conferenciante defendía que en los métodos utilizados por los investigadores había algunas medidas de tiempo no excesivamente claras que podían haber inducido a pequeños errores que invalidarían el experimento.
El asunto proviene de una investigación en un laboratorio italiano, hecha pública por el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), que se ha hecho …