Ir al contenido principal

FIESTAS EUSKARAS. TOLOSA 1913

Revolviendo papeles he encontrado una interesante reseña de la revista Euskal Erria: Revista Vascongada, publicación fundada por José Manterola en 1879 y que se editará entre 1880 y 1918.
Se trata de un artículo firmado como E.E. (iniciales de la publicación), lo cual induce a pensar que está escrito por el editor de la revista.
El artículo se refiere a las denominadas Fiestas Euskaras que se celebraron en Tolosa en julio de 1913.
Parece una fecha lejana, 104 años, pero es antes de ayer si lo enmarcamos dentro de la Historia. Al fin y al cabo se trata de algo vivido por nuestros abuelos o bisabuelos. depende de la edad que tengamos.
En tan pocos años, ¡cómo hemos cambiado! y no me refiero sólo a aspectos sociales, que también, sino a  que detalles que hoy nos pasan desapercibidos como la "iluminación", fuesen un espectáculo hace tan sólo 100 escasos años.
Por eso creo que es interesante conocer estas crónicas, aunque eso sí, hay que descontextualizarlas un poco y no caer en aquello tan habitual de mirar el pasado con los ojos del presente. Hagamos un ejercicio de humildad y viajemos en el tiempo para comprender mejor nuestro presente.
Pero antes de reproducir el artículo citado, también he localizado el programa de las fiestas. Ésta era su portada.
En cuanto a  su contenido, el día 24 de julio, jueves, comenzó con un Gran Concurso de Ganadería en el Prado Grande de Igarondo, recepcionándose el ganado entre las 10 de la mañana y las 7 de la tarde.
A las 9 de la noche, en el Centro Musical Tolosano, conferencia sobre música vasca a cargo del R.P. Otaño, S.J., reputado compositor y crítico musical.
El programa del viernes 25 comenzaba con la Diana a cargo de la Banda Municipal "a las 6 de la mañana", cómo cambian los tiempos y los horarios.
Entre 8 de la mañana y 5 de la tarde se anunciaba la recepción en el recinto del Concurso de utensilios, maquinaria y productos agrícolas y "animales de especie distinta a la vacuna", bajo la atenta supervisión del jurado.
A las 11, nueva conferencia en el Centro Musical sobre cultura vasca a cargo de D. Gregorio de Mujica, joven director de la revista Euskal-erriaren alde, quien disertaría sobre "Brujas, hechiceros y nigromantes vascos".
A las 3 y media de la tarde visita oficial a la "Exposición de trabajos de pintura y escultura de artistas vascos", organizada por los señores Eizaguirre y Cabanas, bajo el patrocinio del Ayuntamiento e instalada en pabellones de la calle Larramendi, cedidos galantemente, según consta en el programa, por los Señores de Goñi.
A las 9 de la noche "iluminación" en el Prado Pequeño de Igarondo y concierto de la Banda Municipal.
El sábado 26, dentro del Concurso de Ganadería y Agricultura, se celebraban un importante mercado, pruebas de bueyes, partidos de pelota, ... y a las 10 y media se procedía a la apertura del Museo Industrial y Comercial, instalado en el edificio de las Escuelas Pías, calificado en el programa como suntuoso.
A las 11 y media en el edificio de las Escuelas Municipales, Exposición de Fotografías y de labores de los niños de las escuelas públicas.
A las 6 de la tarde la corporación municipal y autoridades recibían en la estación de ferrocarril a la Excelentísima Diputación Provincial, y la comitiva, precedida de la Banda Municipal, tamboril, bordondantzaris, dantzari-txikis y gigantes y cabezudos se dirigía a la Casa Consistorial.
A las 7 y cuarto, el Orfeón del Centro Musical Tolosano cantó la "Solemne Salve de J.B. Lambert".
Nuevamente se iluminaría la villa y se exhortaba a que la población contribuyese "al mayor realce de la misma".
A las 9 y cuarto,  se celebraba un concierto de la Banda Municipal en la Plaza de los Fueros (actual Plaza Nueva) y a la misma hora en el Salón-Teatro de las Escuelas Pías y organizado por el Centro Musical Tolosano, audición de música vasca, interpretándose algunos fragmentos de la ópera "Zara" bajo la batuta de su compositor, D. Eduardo Mocoroa, con libreto de D. Emeterio Arrese.
Seguía la amplia programación el domingo 27 con la Diana de las Banda Municipal, "Diapasón" y "tamborileros".
A las 9 y media, las Corporaciones de la Diputación y Ayuntamiento y las diferentes comisiones de la organización, precedidos de los "bordondantzari", tamborileros y clarineteros, se dirigieron desde la Casca Consistorial hasta la iglesia de Santa María, de la que seguidamente saldría una procesión "a la antigua usanza foral", seguida de Misa Mayor, oficiada por el Obispo de la diócesis e interpretándose por el Centro Musical Tolosano la misa "Quarti Toni" del Padre Vitoria, bajo la dirección del maestro Mocoroa. La "oración sagrada en euskera", sería a cargo del jesuita tolosano Vicente Alcorta.
Tras la misa, en la Plaza de Idiaquez (hoy Plaza Zaharra), actuación de los "dantzari-chiquis", bajo la dirección del maestro Pujana.
A las 12 en el Prado Pequeño, nuevo concierto de la Banda Municipal.
A las 2 y media de la tarde, se entregaron los premios a los expositores del concurso de la edición anterior, celebrada en Zarautz.
A las 5, desfile del ganado premiado ante el pabellón de la Diputación, que se instaló en la Plaza de los Fueros.
Más trabajo para la Banda Municipal entre las 6 y 8 de la tarde en el Prado Pequeño, y de nuevo se encendería la "iluminación" a partir de la 8 de la tarde.
De 9 a 10 en la Plaza Justicia, cinematógrafo público, amenizado en los intermedios por la Banda "Diapasón".
Llegamos al lunes 28, con una nueva Diana, esta vez a las 7 de la mañana, y a partir de las 9 en las Escuelas Pías, los tres concursos organizados por la revista "Euskal-erriaren Alde":
Primero: Ejercicio de lectura y escritura con premios de 100 pesetas en total.
Segundo: Concurso de monologuistas en euskera con un premio al ganador de 25 pesetas.
Tercero: Concurso de tamborileros con un premio de 100 pesetas a la mejor Banda. (denominaban bandas de tamborileros a las de txistularis).
A las 11 en el Salón del centro Musical, conferencia a cargo de D. Carmelo Echegaray, sobre la historia de la agricultura guipuzcoana.
Se celebró también ese día también la feria de ganado vacuno de los lunes, esta vez con carácter especial y grandes partidos de pelota, pruebas de aizkolaris, arrastre de bueyes, etc.
A las 3 y media en la Plaza de los Fueros se anunciaba el "Gran Festival Vasco", organizado también por la revista "Euskal-erriaren Alde" y por la sociedad "Euskal-Esnalea".
En el mismo, hicieron uso de la palabra "renombrados oradores vascos" y distinguidos artistas interpretaron diferentes números de música vocal e instrumental, distribuyéndose más de 2.000 pesetas en premios a los escritores, músicos, fotógrafos y dibujantes que resultasen premiados en los diferentes concursos organizados por la revista.
Además, hubo actuación de bertsolaris y otros números de interés.
A las 5 de la tarde, concurso de Aurreskularis  con premios en metálico a los mejores en cada uno de los tiempos y a las parejas que mejor ejecutasen el zortziko.
A las 9 de la noche, nuevas proyecciones cinematográficas, con actuación de la Banda Municipal en la Plaza de los Fueros.
Llegamos así al último día de festejos, el martes 29, con la recepción en la estación del ferrocarril por parte de las autoridades civiles y eclesiásticas a Don Eugenio Insausti y Zugasti, dirigiéndose hasta la Casa Consistorial la comitiva acompañada de las Bandas Municipales de Tolosa y San Sebastián, Banda "Diapasón", "Dantzaris-chiquis", "Bordondantzaris", "Banda juglar" y "Gigantes y cabezudos".
A las 10, se trasladaron a Yurreamendi donde previa bendición, se procedió a la colocación de la primera piedra de la nueva Casa de Beneficiencia, que se construiría merced al importante donativo recibido del citado Sr. Insausti, heredero de la tolosana doña Cándida Ibar Irazusta.
Al mediodía el Ayuntamiento obsequió con un banquete en el salón de Actos del Ayuntamiento al benefactor y demás invitados.
A las 3 de la tarde, nuevo concurso, esta vez de de "arreos de boda a la usanza vasca", que habrán desfilado por la villa desde las 2, con los preceptivos premios de 100, 50 y 25 pesetas a los tres mejores y otros dos premios de 75 y 50 pesetas a las familias que por su número y presentación mejor compongan el conjunto.
A las 5 de la tarde en la Plaza de Toros, Gran Festival de Bailes típicos del país a cargo de los "dantzari-chiquis" tolosanos, bajo la dirección del profesor de bailes vascos, señor Pujana, seguido de nuevo desfile de los arreos y familias premiados en el concurso anterior y concierto de la Banda Municipal de San Sebastián, interpretando entre otras la premiada en el certamen de música.
En ese día figuraba dentro del programa el reparto de raciones a los "pobres de solemnidad" y una comida extraordinaria a los asilados de la Beneficiencia y a los niños de la Cantina Escolar.
Finalizarían los actos de estas Fiestas Euskaras con "una gran iluminación en el prado Pequeño de Igarondo y la quema sobre el río de una fantástica colección de fuegos artificiales, con un volcán de gran efecto, durante cuyos actos, surcarán la ría diferentes embarcaciones luciendo iluminaciones vistosas con lo que se dará término a estas Fiestas"
Repasando ahora la crónica de la antes citada Euskal-erria: Revista Vascongada, comienza describiendo lo que denomina "Aspecto general de la villa". He intercalado algunas fotografías de la época y otras de la revista Novedades, referidas al evento:
"No podía ser más sugestivo y tentador el aspecto que presentaba la industrial villa al iniciarse las fiestas anuales organizadas por la Excma. Diputación. Remozada la población con la pintura de sus fachadas, a que prestaban singular encanto las vistosas colgaduras y las plantas y flores que engalanaban sus balcones, los arcos de follaje repletos de banderolas que se levantaron a su entrada, y sobre todo el carácter de sus vecinos tan predispuestos a la sana alegría, imprimían a la villa un sello de irresistible animación, entusiasmo y jovialidad. Las clásicas fiestas de San Juan atraen anualmente a Tolosa gran número de forasteros, a quienes más que el programa de las fiestas, siempre selectas, seduce el encanto de la amabilidad, afecto y obsequiosidad que derrochan sus vecinos en favor de los visitantes. Nunca, sin embargo, se ha conocido una afluencia tan extraordinaria, para cuyo tránsito eran insuficientes las amplias vías de la villa. Ni jamás se ha registrado más animación, más entusiasmo ni más bulliciosa y espontánea alegría"
Continúa describiendo sus impresiones sobre el Concurso de Agricultura y Ganadería:
"Imposible hallar en el país lugar más adecuado para una instalación de este género, que el frondoso Igarondo, el ideal Zumardi aundi, aquel prado soñador en que la Naturaleza parece alardear de todas sus magnificencias.  Los pabellones estaban distribuidos con gran acierto, y tanto los correspondientes a la ganadería, como los destinados a plantas, maquinaria, etc., respondían perfectamente al objeto propuesto. En cuanto a la ganadería, vamos a recoger la impresión que mereció a un cronista extraño a la provincia:
 «Pueden los vascos, dice, estar satisfechos. Más aún: orgullosos. »No recuerdo jamás haber visto ejemplares tan magníficos. Dijérase que los caseros cultivan la belleza de la res. Las proporciones son gigantescas, pero nada es desproporcionado. Hay un ritmo de líneas que es toda una cifra de belleza. »Al par de la belleza, se da la mansedumbre. Los toros, esos toros de testas feroces, os miran con mirada de buey. Mirada infantil. Mirada de viejo. Parece que lo comprenden todo y se resignan a todo. »He recorrido todas las pertenencias que ascienden a unos cientos. 'Todas ellas reclamaban un grito de admiración. »¿Habrá que destruir la leyenda de las reses asturianas?»


El ganado presentado al Concurso se descomponía en la siguiente forma: vacuno, 196; caballar, 31; asnal, 17; cerdal, 18; ovejas, 5 y tres lotes, y 30 gallos y 6 perros. Los ejemplares más sobresalientes correspondían a los toros, de los que se hicieron grandes elogios, tanto por la cantidad como por la calidad. Si bien las vacas no se distinguieron como en alguna otra ocasión anterior, se notaron, sin embargo, los grandes progresos que van realizándose. Los primeros premios en la raza del país, sin pigmentos, correspondieron a Idiazábal, Elgoibar, Azcoitia y Aya. En la misma raza, con pigmentos, a Cestona y Azpeitia. De la raza suiza Schwitz, a Tolosa, Vergara, Albistur y Alza. En razas puras extranjeras, a Hernani. Y en mestizas Schwitz guipuzcoanas, a Tolosa, Irura y Alza. El premio del campeonato, que consiste en 250 pesetas en metálico y un hermoso collar con campana y escudo de la Provincia, se otorgó para los de raza Schwitz al toro «Navarro», de quince meses, perteneciente a D. Gabriel Garmendia, de Tolosa. Y para los de raza pirenaica al toro «Berri»,de veintiocho meses, propiedad de D. José Antonio Arzallus, de Cestona. Los primeros premios en el ganado caballar, correspondieron a Idiazábal, Vergara, Tolosa y San Sebastián. En el ganado asnal, a Idiazábal y Orendain. En el cerdal, a Ezquioga y Legorreta. En el lanar, a Azpeitia. Además se repartieron numerosos premios en las secciones de Animales de corral, Maquinaria, herramientas y útiles agrícolas y productos también agrícolas. Resumiendo: ha sido el Concurso de Agricultura y Ganadería un éxito inmenso que ha coronado dignamente los obtenidos desde que se iniciaron estos Certámenes."
La crónica sigue ahora con los actos oficiales, de los que ya hemos escrito al hablar del programa, aunque merece la pena conocer en detalle la descrpción del redactor de la revista  :
A las seis de la tarde del sábado 26 del pasado Julio, llegó a Tolosa la Excma. Diputación provincial, siendo recibida en andenes por el Ayuntamiento en corporación. En aquel momento la Banda municipal dejó oír los viriles acentos del «Gernikako Arbola». Después de los saludos de rigor pasaron bajo mazas al andén exterior, organizándose acto seguido la comitiva en la forma siguiente : gigantes y cabezudos, dantzari-chikis, bordon-dantzaris, guardia municipal, banda municipal, sección de miqueletes, Ayuntamiento de Tolosa en corporación, Diputación provincial y clero parroquial de la villa. Numerosísimo público acudió a presenciar el recibimiento, y se aglomeró en las calles del tránsito hasta la plaza de Idiáquez, donde está situada la Casa Consistorial y adonde se dirigieron las Corporaciones. Momentos después salió la comitiva para dirigirse a la suntuosa iglesia parroquial de Santa Maria, donde debía cantarse la tradicional «Salve». El templo lucía profusa y espléndida iluminación y aparecía ocupado por inmensa concurrencia, a la que a duras penas podía contener a pesar de sus extraordinarias proporciones. El Ilmo. Prelado de la Diócesis ocupaba su sitial de honor en el presbiterio. A las siete y inedia se cantó la «Salve», de J. D. Lambert, por el brillante Orfeón del Centro Musical Tolosano, que supo imprimir a la notable partitura efectos y matices que confirman el alto concepto que en la región del Arte goza la laureada entidad. El día siguiente, domingo, era el de la fiesta principal. Ya por la mañana la Banda municipal y la «Diapasón», anunciaron la solemnidad con alegres y regocijantes dianas. A las nueve y media se celebró la procesión a la usanza foral, que recorrió las calles de Antonio Elósegui, Gorriti, Felipe Dugiols, Santa María y Plaza de Idiáquez. El estandarte de la Provincia lo llevó el diputado por Tolosa Sr. Aramburu y las borlas los Sres. Bianchi y Lasquíbar, diputados también por el mismo distrito. Las efigies de la Santísima Virgen y San Ignacio, de uso inmemorial en las inolvidables Juntas forales, eran llevadas en andas y custodiadas, así como la bandera, por fuerza de miqueletes.
El clásico grupo de escopeteros hizo las descargas de costumbre en los puntos que son de tradición en la villa. La Banda municipal ejecutó la popular «Marcha de San Ignacio». Puede decirse que todo el vecindario de Tolosa concurrió a presenciar con piadoso respeto el paso de esta brillante procesión, evocadora de tan gratos recuerdos. Regresada la procesión, dió principio en la iglesia parroquial de Santa María, la solemne Misa Mayor, en la que ofició de Pontifical el ilustrísimo Obispo de Vitoria, arzobispo electo de Burgos, monseñor Cadena y Eleta, actuando de diácono y subdiácono, respectivamente, los presbíteros D. Norberto Luzuriaga y D. Martín Eceizabarrena. Un coro compuesto de más de 120 voces, interpretó de modo maravilloso la misa «Quarti Toni», estilo polifónico, del inmortal maestro Vitoria. Dirigió el competentísirno P. Otaño, de la Compañía de Jesús, y acompañó al órgano el notable compositor tolosano Sr. Mocoroa. Al final de la misa, el celebrado autor de Mirentxu, Sr. Guridi, sustituyó en el órgano a dicho Sr. Mocoroa." 
No tienen desperdicio la opinión que le merecen al cronista las palabras del Padre Alcorta, ni las propias elucubraciones de este sacerdote tolosano.
"Ocupó la Sagrada Cátedra el virtuoso y sabio jesuíta tolosano, Padre Vicente Alcorta, quien pronunció un elocuente discurso en el que, a un fondo de doctrina caldeado en el fuego de amor por la salvación de las almas, supo revestirlo con el atractivo ropaje de un lenguaje puro y castizamente euskérico. Saludó efusivamente a su pueblo querido, recordando con deleite los días dichosos en que convivió con sus inolvidables tolosanos. Entrando luego en el fondo de su discurso, describió, en inspirados párrafos, salpicados de bellas y sugestivas imágenes, los encantos de esta bendita Euskal-erria, a quien la próvida munificencia de un Dios remunerador, convirtió en un pueblo escogido, un segundo pueblo de Israel, por la fe ardiente que alentaba en sus ingentes montañas. Dirigiendo luego su mirada al estado actual del país, lamentóse amargamente de la honda y sensible transformación experimentada por haberse entibiado la fe religiosa, esa fe que hizo gigante en la Historia a un pueblo pequeño por su extensión y por sus recursos. Esta transformación la patentizaban con desoladora y cruel evidencia, la pérdida de costumbres de tan intenso arraigo en los pasados tiempos, como son la asistencia a Misa Mayor, a las Vísperas dominicales y el rezo diario del Santísimo Rosario. Consideró como causas inmediatas de esta decadencia religiosa, las malas compañías, las peores lecturas y la emigración a América, que en muchas ocasiones es, a su regreso, vehículo desolador de glacial indiferentismo religioso. Aludió más tarde a las frases pronunciadas en pleno Parlamento por el insigne Aparicio y Guijarro, referentes a los medios de buen gobierno necesarios a la nación española, y propuso como modelo este país, cuyos hijos a la sombra del secular Árbol de Guernica han disfrutado de una libertad verdadera y una felicidad envidiable. Esto le dio pie para proponer que todas las regiones plantaran un retoño de nuestro Árbol bendito, símbolo glorioso de paz, de bienestar y ventura. No debemos consentir, añadía con imperioso acento, que los enemigos de la Iglesia atenten contra los fundamentos seculares en que se ha asentado la vieja Euskal-erria, y para ello hemos de pedir ayuda y protección a la Virgen Santísima, Madre amorosa que atenderá solícita nuestro ruego y nos proporcionará medios eficaces que nos conduzcan nuevamente a aquel estado venturoso de los pasados tiempos, abriéndonos al propio tiempo el camino seguro que nos conduzca a la eter na bienaventuranza, último ideal y suprema aspiración de todos los cristianos. Terminada la misa, trasladáronse las Corporaciones a la Casa Consistorial, y frente a la misma los dantzari-chiquis, dirigidos por el reputado maestro de baile Pujana, ejecutaron vistosas evoluciones de las típicas danzas del país. A continuación tuvo lugar el banquete dispuesto por la Diputación en obsequio de las autoridades, y acto seguido se hizo la entrega de premios del Concurso de Zarauz, la visita oficial al campo de la Exposición y el desfile del ganado premiado, que presenció una concurrencia extraordinaria. Puso fin a estos actos el aurresku de honor bailado por los señores Diputados, en que hizo de primera mano nuestro respetable amigo el diputado D. Gervasio Aramburu.
Distinguióse, como siempre, por su clasicismo y por la solemnidad que imprime a todas las rítmicas evoluciones del baile real. Enamorado de las viejas tradiciones y sintiendo intensamente el patriótico simbolismo del aurresku, baila el se- ñor Aramburu con la respetuosa veneración con que los sacerdotes de la Antigua Ley ejecutaban sus danzas ante el Arca santa. Hizo de última mano el alcalde de Tolosa, Sr. Caballero. El señor Aramburu tuvo por pareja a D.ª Juanita Arsuaga de Caballero, esposa del señor Alcalde, y éste a D.ª Rafaela Elósegui de Aramburu, esposa de aquel señor Diputado. Las restantes damas que figuraron en la cuerda, fueron las señoras D.ª María Mazas de Elósegui, D.ª Flora Brunet de Dousinague, doña Justa Sarasola de Elósegui, D.ª Baldomera Olaveaga de Elósegui, D.ª Teresa Elósegui de Bandrés, D.ª Margarita Gaztañaga de Irazusta, D.ª Angela Aranzabe de Santos, D.ª Justa Echaniz de Soto, y señoritas Paquita Arcaute y María Azcue. Todas ellas realzaron su espléndida belleza con el sugestivo encanto de ricos trajes de suprema elegancia, de esa elegancia señorial que ha sido siempre proverbial en el bello sexo tolosano. Aunque la aglomeración de público no permitió que el acto tuviera todo el lucimiento que fuera de desear, resultó, sin embargo, uno de los números más brillantes y el de más carácter de cuantos han tenido lugar en las fiestas de Tolosa"
La extensa reseña de los actos nos desgrana ahora la reunión de la Asamblea de Ganaderos y Agricultores de la provincia
"En el salón de actos de la Casa Consistorial se celebró el sábado 26 la Asamblea de ganaderos y agricultores, que presidió el vicepresidente de la Diputación, D. Vicente de Laffitte. En numero de unos ochenta agricultores concurrieron representantes de todos los Sindicatos de la provincia. Aprobada el acta de la Asamblea anterior celebrada en Zarauz, se dió lectura a la Memoria correspondiente al ejercicio de 1912, hasta el 20 de Julio de 1913. De ella se deduce que los Sindicatos federados suman 32, siendo el número de socios 4.691. Aprobada la Memoria, dirigió la palabra en castizo euskera el conde del Sacro Romano Imperio, y después de amplia discusión procedióse a la elección de nueva Junta, que resultó constituída en la forma siguiente: Presidente, D. José María Aizpúrua; vicepresidente, don Juan Gordoa; Secretario, D. Mariano Azcue; tesorero, D. Juan Mu- ñoa; vicetesorero, D. Agustín Brunet; vocales, señores conde del Sacro Romano Imperio, D. Vicente Arcelus, D. Julián Rezola y D. Plá- cido Arrieta. Designado, por unanimidad, para presidente del Consejo de Administración D. Juan Santo Domingo, se excusó éste y fué elegido don Rafael Larrañaga, nombrándose vicepresidente a D. José Arizmendi." 
En cuanto a lo que titula como "Notas musicales" nos detalla los actos, sin faltar una crítica a que no se representase completa la ópera "Zara" del maestro tolosano Eduardo Mocoroa o alguna otra de caracter euskaldun, lo que considera impropio de una población con los medios de Tolosa en un acontecimiento de este calibre:
" El día 24, ante nutridísima concurrencia, entre la que se veían notables amateurs de toda la provincia, dió el R. P. Otario su anunciada Conferencia acerca de la Música Vasca. El acto tuvo lugar en el bonito salón del Centro Musical Tolosano, escuchándole el público con delectación las teorías que acerca de tan debatido y arduo tema expuso el disertante con la claridad y decisión que en todas sus manifestaciones pone el sabio jesuíta. Grandes ovaciones premiaron su interesante y docta labor, participando también de los público aplausos los elementos del Centro Musical, que, a guisa de ejemplos, interpretaron números escogidos de música vasca.  Otro número musical de gran relieve fué el Concierto celebrado en el mismo local la noche del sábado. En la primera parte se interpretaron las obras siguientes: «Euskalsoñu» (orquesta), de Mocoroa; «Aldapeko» y «Goizian goizik» (coro de hombres), de Guridi; «Maitasun atsekabea» y «Choriurrechindorra» (coro mixto), del mismo autor; «Chori-pin-chalo» (coro mixto), de Azcue. Número 2 de la «Suite Vasca» para tiple, barítono y coro de hombres, del P. Otaño, y «Baso chorichu» (coro mixto), del propio autor. En la segunda parte se dieron a conocer diversos fragmentos de la ópera vasca Zara, del notable maestro tolosano D. Eduardo Mocoroa, libreto del tantas veces laureado poeta vasco D. Emeterio Arrese, hijo también de aquella villa.
Las distinguidas señoritas tolosanas que en su interpretación tomaron parte, así como la tiple Sta. Flores, solistas, coros y orquesta, fueron ruidosamente ovacionados, aclamándose con frenético entusiasmo a los autores y en especial al Sr. Mocoroa, que fué objeto de delirantes muestras de simpatía. Un pero nos han de permitir, sin embargo, los organizadores de estas fiestas, y este pero se refiere a que dados los elementos artísticos y medios de todo género con que cuenta Tolosa, creemos debió representarse la ópera completa y no darla en cantidades homeopáticas y en forma de ensayo más o menos solemne. Otros pueblos han dado representaciones de ópera en sus fiestas vascas, y funciones dramáticas casi todos; y ese desvío al Teatro, elemento de propaganda quizá el más decisivo, que se observa en el programa de este año, es algo incomprensible en una población de la importancia de Tolosa. Y no se tomen a menosprecio hacia esa laboriosa villa, las observaciones que nos sugiere nuestro buen deseo, porque el cariño que siempre hemos sentido por ella creemos palpita ostensiblemente en estas páginas. Pero repitamos de nuevo: no tiene explicación posible el que en una villa como Tolosa no se haya dado un solo espectáculo de representaciones vascas, en ninguna de sus manifestaciones." 
Le toca ahora el turno a la exposición de pintura y escultura, que califica de excelente, aunque tampoco en este caso se guarda su opinión. Está claro que no le gustó la obra del lezotarra Elias Salaverria, hoy uno de los más apreciados de su época;
"La Exposición de Artistas vascos ha sido un éxito inmenso. Nuestro querido amigo y colaborador, el espiritual poeta Sr. Munoa, ha dado a luz en El Pueblo Vasco notables trabajos dedicados a esta Exposición, trabajos que han sido reproducidos por la prensa regional. Su gran extensión no nos permite imitar la conducta de esta última y nos limitaremos a copiar las impresiones, más resumidas, del cronista que hemos citado ya anteriormente: «He pasado en la Exposición varias horas y no he podido ver algunos trabajos por falta de tiempo. Hay bastantes cosas buenas. Hay muchas medianas. Y hay pocas malas. Algunos que de la Exposición me han hablado, reprochaban ese criterio adoptado por los organizadores, de admitir toda suerte de trabajos: buenos y malos. A mí me ha parecido excelente. Porque no basta ver a los consagrados; es preciso atenerse a los que principian. Hay cuadros malos que son promesas. Hay cuadros bien hechos que no dicen nada. Además, que los lienzos que decimos malos, no lo son tan rematadamente que no presenten algún detalle bien visto que nos invite a pensar. Como no hay cuadro tan bueno que no padezca un punto vulnerable. El nivel general de técnica artística, por ser general, no lo usan de formas únicamente las figuras cultrinantes. El cuadro que más me gustó fué uno de Aguirre, que, si mal no recuerdo, se titula «La del cacharro. Su técnica es moderna y atrevidísima. Vale por más de media exposición. El «Bebedor», de Uranga, es también un magnífico lienzo. Nada digo de los cuadros de Zubiaurre, porque ya hable de ellos cuando se expusieron en el salón de La Tribuna, en Madrid; además, que no me propongo hablar de todas las obras, sino de algunas de las que más me impresionaron.
Salaverría presenta dos obras: Unos tipos vascos y un retrato de su padre. Yo no sé si aquellas figuras monstruas son tipos vascos; a mí me repugnaron desde el primer momento, y si en vez de decir el catálogo tipos vascos hubiera dicho tipos hotentotes, hubiera descansado en la impresión que me produjo el cuadro. »Yo ignoraba que esa figura asimétrica, desencajada, del personaje masculino que se destaca en primer término, y la otra del femenino que ostenta una cara de estúpida imbecilidad, fueran los tipos. .. (tipos ..... ¡sintesis, Dios mío!) de esa bellísima tierra de Vasconia.  Arcaute presenta unos tipos semigoyescos, muy preciosos. »El Cristo yacente de Urbina está muy bien visto. No hablo de los navarros porque ya lo han hecho varias veces los periódicos de Navarra. Hay muchas más firmas que merecen citarse: Cabanas, Urquiola, Irureta, Arría, etc. En el catálogo puede ver el curioso lector algunos de los cuadros que cito. ¡Lástima que Zuloaga no haya remitido alguna obra a la Exposición ! »En resumen: el arte vasco tiene personalidad propia. Forma una escuela perfectamente definida y es necesario esmerarla.» "
El resto de festejos sí que gozaron de su absoluta adhesión, con especial elogio al Zumardi-Txiki, que esperemos algún día deje de ser aparcamiento de coches y recupere su esplendor anterior:
"Merece especial mención el «Museo comercial e industrial» instalado en el edificio de las Escuelas Pías y que se inauguró con motivo de las presentes fiestas. El comercio y la industria regionales han concurrido presentando instalaciones muy curiosas, pudiendo citarse con gran elogio las correspondientes a la Sociedad General de Industria y Comercio, productos varios ; Sociedad anónima «Aurrera», productos de fundición ; pabellón de industria regional del papel, en que figuran fabricantes de Tolosa, Villabona y Andoain; armas de Orbea y Compañía, de Eibar; galletas «La Ibérica», de Rentería; licores de Valentín y Herce, de San Sebastián; dulces Bouvet, de ídem; cajas «Igaralde», de Tolosa; mosaicos «Deprit»; filamentos metálicos de J. L. Perot. de Tolosa, Dousinague y Compañía, de Tolosa, y otras muchas instalaciones que hacen de este Museo un centro revelador de la fuerza industrial de esta región.
Otro festejo que atrajo gran número de amateurs fué el Concurso de tiro de pichón en que tomaron parte treinta y ocho tiradores disputándose bizarramente los premios ofrecidos. Hubo además partidos de pelota, danzaris a todo pasto, cinematógrafo público, y sobre todo y por encima de todo, aquel paseo del Prado pequeño, con su típica iluminación y con aquella alegría bulliciosa, aquella infantil animación, aquel desbordamiento de pública satisfacción, que sólo en Tolosa y en el Prado pequeño de Tolosa cabe experimentar." 

Como colofón, da fe de la colocación de la primera piedra de la Nueva Casa de Misericordia.
Llama la atención que Tolosa contase entonces con dos Bandas de Música, según nos cuenta. Asistieron entre otros, Eugenio Insausti Zugasti, administrador de Cándida Ibar, y a quien ésta legó su fortuna con la condición de que la emplease en obras benéficas lo que como vemos, al menos en parte, éste cumplió:
"Digno corolario de las Fiestas Euskaras fué la preparada con motivo de la colocación de la primera piedra para la nueva Casa de Misericordia que se levantará en la pintoresca posesión de Yurramendi, merced al cuantioso donativo procedente de la testamentaría de la dama tolosana D.ª Cándida Ibar. Concurrieron al acto el clero, comisión del Ayuntamiento de San Sebastián, Ayuntamiento de Tolosa, Diputación provincial y gobernador civil. Asistieron también las dos bandas de música de la localidad y la municipal de la capital.
El señor Párroco bendijo la piedra, y la esposa del testamentario, D. Eugenio Insausti, cortó las cintas. Al mediodía se celebró en la Casa Consistorial un espléndido banquete, pronunciándose al final elocuentes discursos. Los de más trascendencia para nosotros fueron los cruzados entre el alcalde de Tolosa y la representación municipal de San Sebastián, pues en ellos quedaron unidas en apretado abrazo las dos poblaciones guipuzcoanas, como hijas predilectas de una misma madre. Así queremos ver a todos los pueblos de la Euskal-erria, unidos estrechamente por los dulces vínculos de la raza, la lengua y la historia." 
Para finalizar y como hemos visto después de ensalzar las virtudes del pueblo vasco, relaciona las Fiestas Euskaras celebradas hasta la fecha.
"Ha terminado con las de Tolosa el ciclo de Fiestas Euskaras dispuestas por la Excma. Diputación. Esta Corporación resolverá en sus próximas sesiones lo que debe hacerse en lo sucesivo. Pero llegados por el momento a la terminación de las proyectadas. daremos fin a esta crónica recordando las poblaciones en que se han celebrado : Mondragón (1896), Oyarzun (1897), Cestona (1898), Zumárraga (1899), Zumaya (1900), Azpeitia (1901), Oñate (1902), Irún (1903), Villafranca (1904), Vergara (1905), San Sebastián (1906), Elgoibar (1907), Eibar (1908), Hernani (1909), Azcoitia (1910), Segura (1911), Zarauz (1912) y Tolosa (1913)" 
Sucesoras de estas fueron posteriores Semanas vascas, Euskal Jaiak, etc,  que se verían truncadas por la Guerra Civil y recuperadas a partir de las últimas décadas del franquismo. En nuestro entorno, son afamadas hoy en día las que se celebran en localidades como Zarautz.
En Tolosa, este último otoño. coincidiendo con la celebración de la Fiesta de la alubia, se ha hecho con éxito un primer intento de recuperar esta tradición, que esperemos fructifique en años sucesivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo de l…

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

BIRIATU-XOLDOKOGAINA-IBARDIN

El amigo Rafa Guardiola me lleva esta semana de excursión por tierras del Bidasoa. Salimos de la plaza de Biriatu (Biriatou, en francés), bonito pueblo de Iparralde.Como en cualquier otro lugar de Euskalherria no falta el frontón, aunque los de este lado de la frontera son sin pared izquierda.La localidad se encuentra situada en las faldas del monte Xoldokogaina, primera cumbre del Pirineo desde la vertiente cantábrica o atlántica.En la plaza y junto a la iglesia, iniciamos el camino por el GR10, equivalente francés del GR11 de la cara Sur y que recorre los Pirineos de mar a mar por su cara Norte.
Una vez acabada la pista hay un nuevo pequeño parking donde se puede dejar el coche y empezar la ruta por el camino que sale antes de éste a la derecha.
Las faldas del Xoldokogaina, en su mayor parte yermas, sin árboles, lo que por otra parte es una ventaja a la hora de admirar sus inabarcables vistas, están surcadas por numerosos caminos que confluyen posteriormente.
Al Norte, la costa cantábr…