Ir al contenido principal

JAVIER SÁDABA Y SUS MEMORIAS

Acabo de leer casi de tirón el último libro de Javier Sábada, titulado "Memorias desvergonzadas". Me lo recomendó mi amigo y compañero de estudios de Filosofía,  Enrique Astiz, quien afirmaba haber disfrutado con su lectura. Y no le faltaba razón. También yo me he deleitado y mucho con sus páginas, llenas de vivencias y personajes, muchos de ellos cercanos a nosotros, ya que fuimos alumnos de Javier en la Universidad Autónoma de Madrid.
Concretamente en quinto curso nos impartió la asignatura de Filosofía de la Religión. Tengo que confesar en este punto que yo no asistí a ninguna de sus clases, porque compaginé mi último curso de carrera con la "mili", el Servicio Militar Obligatorio, afortunadamente ya un recuerdo en la actualidad.
En cierto modo me ayudó a poner tierra de por medio y a abstraerme de las arbitrariedades y esperpentos de aquellos días de inutilidad, con la lectura de los "Diálogos sobre la religión natural" de David Hume, labor que me había encomendado el profesor Sádaba para los últimos meses del curso. Con un trabajo sobre dicha lectura y con la comprensión y algo de compasión por su parte, aprobé la asignatura.
Javier Sádaba era por aquellos años, militante defensor de la abolición del servicio militar obligatorio. En cualquier caso, y visto desde la distancia, hay que reconocer que también tuve mi mérito. Iruña-Pamplona y Hume quedarán unidas en mi memoria.
Tengo que decir además, que la lectura fue placentera. Siempre he sentido admiración por el filósofo escocés y su escepticismo moderado y antidogmatismo.
Volviendo a las memorias de Sádaba, hacen honor a su título. En ocasiones puede parecer que hasta en exceso, lo cierto es que no se calla ni esconde sus opiniones sobre la vida de su tiempo y los personajes y paisanajes que la han habitado.
Estoy de acuerdo en muchas de sus opiniones, sobre todo en su desconfianza hacia la política de partidos de las democracias occidentales, subordinada al poder de los grandes intereses económicos.
Aquí coincide con el lúcido lingüista, filósofo y politólogo norteamericano Noam Chomsky, incombustible activista frente a los demonios del capitalismo más furibundo.
También me veo identificado con su crítica a la tan manida y ensalzada Transición que en cierto modo, como él dice, debería llamarse Continuación. Aunque parece un tabú cuestionarse si la ruptura con el régimen hubiese sido un camino mejor, quizás hoy 40 años después estemos padeciendo el encorsetamiento que la Transición supuso para muchos de los problemas que quedaron irresolutos entonces, leáse las cuestiones vasca y catalana o la no laicidad del estado español, por poner sólo algunos ejemplos.
De la misma forma, comparto su reflexión sobre el tema vasco, quizá porque como él, también he tenido la oportunidad de vivirlo tanto desde dentro como desde la lejanía y en contacto con amigos y compañeros con una visión progresista de la sociedad pero con ciertos prejuicios a la hora de abordar estas cuestiones.
Otra parte muy importante de sus Memorias las dedica a la que ha sido otro de los ejes de su pensamiento: la bioética. Los avances de la ciencia médica y biológica, la genética en particular,  hacen necesaria una reflexión acerca de las consecuencias que pueden acarrear en nuestras relaciones.
Resultado de imagen de genetica
Pero no se trata de regular y poner límites anticipándonos a sus efectos, sino de apelar a la responsabilidad dejando el mayor margen posible a la libertad de elección.
Desde esta perspectiva Sádaba se centra en evitar el sufrimiento innecesario, ya que no aporta nada positivo y dificultad la felicidad y lo que él llamará la vida buena.
También el filósofo Wittgenstein, como en su vida académica, navega a lo largo de las páginas de sus memorias. Comparto mi admiración por el personaje y su obra.
Donde soy más crítico con Sábada es con  su visión de la espiritualidad humana y su concepción de una mística natural que dé respuesta a lo que él cree un anhelo del hombre actual. Quizá su formación jesuítica le mediatiza su opinión y le impide abstraerse totalmente de una visión religiosa del hombre, a pesar de su declarada laicidad.
En cualquier caso he disfrutado con la lectura de sus memorias y me he reconocido en muchos de sus pasajes. En su epílogo nos confiesa que ha aprendido mientras las escribía y las pone en nuestras manos por si a alguien también le sirven para aprender algo. Pues bien, yo también he aprendido mientras las disfrutaba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo, uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz.
Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe, Condesa del Vado .
Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781.
La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala. Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793).
A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria, y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral, Marqués de Montehermoso.
Al año siguiente, en 1801, nacerá su única hija, Amalia.
Tanto por parte de su…

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta, adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia. Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones.Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa. La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guipuzcoan…

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo.
De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura.
La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nómada …

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar.
La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana.
El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la Casa Okendo, cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en San Sebastián y Gipuzkoa durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como "Armada Invencible".
D…

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto.
En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche.
No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena.
Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote.
El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas)
Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote (Physeter catodon).
En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos 12 metros y…

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián.
Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos más momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio.
Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes", impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente:
"Esta circunstancia debió influir igualmente en el ánimo …

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48.
Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo y el Ché.
Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida.
Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que te entra…

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri, confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista.
Nos dirigimos a la villa de Amezketa, que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad.
Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo, por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra.
Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa, custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa para ilustrar este punto.
En este caso se trata de una fotografía deIndalecio Ojanguren, fechada en 1954, con Txindoki nevado al fondo.
A la derecha de la iglesia…

BARCELONA

En los últimos años y por diversos motivos, me está tocando viajar mucho más a Barcelona que a Madrid. Sin querer entrar en la discusión sobre las preferencias entre una y otra ciudad, son tan diferentes entre sí y mis motivaciones para preferir una u otra, que me reservo la opinión.
Lo primero que llama la atención cuando uno visita la capital catalana es la disposición urbanística de sus calles y lo fácil que es moverse por ella a los profanos.
Ello es fruto de la construcción de la ciudad según el plan ideado por Ildefonso Cerdá en 1859, cinco años después de derribarse las murallas que la constreñían hasta entonces evitando su crecimiento.
A quienes conocimos la urbe anterior a los Juegos Olímpicos de 1992, también nos llamaba la atención que una ciudad costera viviese tan de espaldas al mar a pesar de su importante puerto comercial.
Una vista del puerto de Barcelona a finales del siglo XIX.
Todo el desarrollo urbanístico que se planeó para el evento estaba enfocado a recuperar el…

FIESTAS EUSKARAS. TOLOSA 1913

Revolviendo papeles he encontrado una interesante reseña de la revista Euskal Erria: Revista Vascongada, publicación fundada por José Manterola en 1879 y que se editará entre 1880 y 1918.
Se trata de un artículo firmado como E.E. (iniciales de la publicación), lo cual induce a pensar que está escrito por el editor de la revista.
El artículo se refiere a las denominadas Fiestas Euskaras que se celebraron en Tolosa en julio de 1913.
Parece una fecha lejana, 104 años, pero es antes de ayer si lo enmarcamos dentro de la Historia. Al fin y al cabo se trata de algo vivido por nuestros abuelos o bisabuelos. depende de la edad que tengamos.
En tan pocos años, ¡cómo hemos cambiado! y no me refiero sólo a aspectos sociales, que también, sino a  que detalles que hoy nos pasan desapercibidos como la "iluminación", fuesen un espectáculo hace tan sólo 100 escasos años.
Por eso creo que es interesante conocer estas crónicas, aunque eso sí, hay que descontextualizarlas un poco y no caer en …