Ir al contenido principal

GUERRA A LOS TIRANOS. GIPUZKOA Y TOLOSA EN LA CONVENCIÓN

Hace unas semanas, gracias al amigo Mikel Prieto, llegó a mis manos un documento encontrado entre los muchos rescatados por él del Archivo Municipal de Albiztur, que hacía referencia a una serie de normas dictadas por la administración superior francesa durante la ocupación de Gipuzkoa, con el encabezamiento "Libertad...Igualdad...Guerra a los tiranos...Paz a los Pueblos"La resolución está firmada con fecha 28 Germinal año 3º de la República Francesa, lo que equivaldría en el calendario gregoriano al 17 de abril de 1795 y restablece las funciones suspendidas a los municipios guipuzcoanos al comienzo de la ocupación. 
La última década del Siglo XVIII en Europa, y por tanto en el centro del mundo de entonces, se vio salpicada por la Revolución Francesa, que sembró el pánico en los gobiernos de todos los países colindantes. Este temor se extendió a las ideas de la Ilustración, consideradas el germen y acicate del pueblo para rebelarse contra el poder establecido.
La situación fronteriza de Gipuzkoa con la Francia de la Revolución, marcará su devenir en los años finales del siglo y propiciará el desarrollo de las dos líneas de pensamiento político y social que, con diversos matices, han llegado hasta nuestros días. 
El 17 de enero de 1793, la Convención francesa había consumado la ejecución en la guillotina del depuesto monarca francés Luis XVI, lo que propició que la España de Carlos IV se adhiriese a la Primera Coalición contra Francia, auspiciada por Gran Bretaña. Francia, que ya estaba en guerra con los Habsburgo, Prusia y Cerdeña-Piamonte, el 1 de febrero declara la guerra a Gran Bretaña y Holanda, y el 7 de marzo a su antiguo aliado español.
Los generales españoles plantean la defensa en tres frentes, correspondientes a otros tantos cuerpos del ejército: uno en Cataluña al mando del General Ricardos; otro, en Aragón, bajo las órdenes del Príncipe de Castellfranco; y un tercero en Gipuzkoa y Navarra, con Ventura Caro al frente, al mando de unos 30.000 efectivos.
El primer año transcurre en este frente sin acontecimientos reseñables, y no será hasta finales de julio de 1794, cuando los franceses desencadenen su ofensiva a través del Baztán y entren en Gipuzkoa sin demasiada oposición. El ejército español, ya entonces mandado por el conde de Colomera, quien al mismo tiempo era virrey de Navarra, se bate en retirada a partir del 1 de agosto y los tercios forales de la provincia se dispersan y retornan a sus domicilios.
El 3 de agosto, con el ejército regular replegado en Tolosa, tiene lugar la rendición de San Sebastián a las tropas francesas, comandadas por Moncey. Su alcalde, José Vicente Michelena, pedirá benignidad en el trato "ya que los franceses sois republicanos y amantes del Pueblo".
Por otra parte, el entonces Diputado General de Gipuzkoa, José Fernando de Echave Asu y Romero y el de distrito o partido, su cuñado, Joaquín María de Berroeta Zarauz y Aldamar, recientemente elegidos en las Juntas Generales celebradas en Getaria, inician conversaciones para pactar la paz con los franceses. Una comisión redacta un proyecto de convenio pidiendo respeto al libre culto religioso católico, a los Fueros, costumbres y propiedades,  a la independencia secular de la provincia y a no verse obligados los ciudadanos de la misma a participar en la guerra, haciendo garantes de su cumplimiento a los franceses.
No toda la provincia estaba de acuerdo con los acuerdos de las Juntas Generales de Getaria y las 18 villas que no suscribieron el documento se reunieron en Mondragón el 1 de septiembre a iniciativa del notario de la villa, José María de Echaguíbel y Orbe, constituyéndose en Diputación a Guerra para oponerse al invasor francés.
Fermín Lasala y Collado, Duque de Mandas, en su conocida obra "La separación de Guipúzcoa y la Paz de Basilea" (1895) encuadra a Romero y Aldamar dentro del bando de los enciclopedistas y afrancesados, sin disimular su simpatía por sus oponentes políticos y las ideas que representan, además de su aversión a la Enciclopedia de Diderot y D'Alambert y a su difusión por el país.
Así, acusará al presbítero Diego de Lazcano, a quien ya dediqué una entrada en este blog, de ser el alma del proyecto de independencia guipuzcoana, "vicario de las monjas Brígidas de Lasarte, fuerista radical pero impregnado de enciclopedismo y admiración por la causa de la revolución francesa".
Volviendo al proyecto de convenio presentado por las Juntas Generales, es rechazado categóricamente por los representantes del Pueblo, Pinet y Cavaignac, quienes por otra parte, ya habían adoptado medidas drásticas como el cierre de las iglesias y arresto de curas, frailes y monjas y levantado la guillotina en la plaza pública. Opinan que "ante la audacia de un puñado de individuos que no tienen de recomendable más que su debilidad y que osan dictar leyes a la República Francesa les resulta incomprensible" y dan un plazo de 24 horas a las Juntas para decidir si se integran en la República u optan por ser tratados como país conquistado.
Éstas, intentando ganar tiempo, responden que tienen poderes para separarse de la Monarquía española, pero no para unirse a la República. 
No satisfechos con la respuesta, los representantes del Pueblo, disponen que Gipuzkoa sea regida como país conquistado y el 24 de agosto prenden a los 40 junteros reunidos en Getaria, trasladándolos a Baiona. Echave, Romero y Zuaznabar son liberados a las pocas horas.
Pinet y Cavaignac, en escrito enviado a la Convención Nacional francesa, tratan de justificar sus medidas represivas con aseveraciones como "No hemos de ocultaros, ciudadanos colegas: vivimos aquí en medio de nuestros más encarnizados enemigos, un pueblo santurrón, supersticioso, fanático y esclavo, teniendo por amo un tirano, un tribunal de sangre y que debe odiar a una nación que ha sacudido igualmente el despotismo y todas las preocupaciones (...) pensamos ciudadanos que la provincia de Gipuzkoa debe pertenecer entera a la República francesa y puesto que ésta tiene la intención de conservar San Sebastián y el puerto de Pasajes, necesitan estas dos plazas o puertos, un distrito considerable. Por lo demás esta provincia es rica por sus minas de hierro, plomo, cobre, etc. y posee además otros puertos de mar, entre ellos el de Getaria, que dista tres leguas de San Sebastián, tan seguro y más hermoso que el de Pasajes, pudiendo contener buques de mayor tamaño".
La reciente caída de Robespierre y el moderantismo de los termidorianos que le sucedieron no casaban con la aplicación del Terror en tierra extranjera.
Moncey fue más hábil que Pinet y Cavaignac, presentando la situación como consecuencia del injusto trato dado por éstos a los guipuzcoanos. En sus consideraciones presentadas a los representantes del Comité de Salud Pública, presenta a los guipuzcoanos como "enemigos de cualquier poder tiránico y siempre independientes o dispuestos a sublevarse"; respecto a sus autoridades dice que "son nombradas por el pueblo y renovadas cada año, sin distinciones de casta ni privilegios de familia". Acusa a los representantes del Pueblo de no haber cumplido con los compromisos adquiridos con la provincia y recomienda que se restablezcan sus instituciones, se les observe el trato que se merecen y que se respeten las opiniones de sus habitantes. 
En documento fechado el 29 Germinal año 3º republicano (18 de abril de 1795), la administración Superior de Gipuzkoa y en su nombre el Oficial Superior de Policía del partido de Tolosa, notifica a los ayuntamientos de su distrito el documento del día anterior al que nos referíamos al inicio de este artículo, restituyéndoles a la situación anterior al 24 de agosto del año anterior.
La administración Superior con sede en San Sebastián estará formada por tres miembros: dos representantes de la provincia de Gipuzkoa ( los antes citados Romero y Zuaznabar) y un tercero, el vascofrancés Larralde Duiztegui, por parte de la República francesa. También se les faculta para tomar dos secretarios, uno guipuzcoano y otro francés. Los Oficiales Superiores de cada uno de los seis distritos de Gipuzkoa serán los encargados de ejecutar y trasladar las órdenes de la Administración Superior a las Municipalidades.
Aunque como he apuntado anteriormente la división social y política se hizo evidente en Gipuzkoa con la llegada de la Convención, siendo el germen de una dicotomía de pensamiento que atravesará los dos siglos siguientes y que ha llegado hasta nuestrosdías con diversos matices, muchas familias guipuzcoanas celebraron su llegada a la provincia y vieron una oportunidad para sus ideas progresistas.
Entre ellas destacó en Tolosa la familia Carrese. Será con la llegada de las tropas de la Convención a Gipuzkoa en 1794 cuando Pablo Carrese, de ideas revolucionarias, tome relevancia. Él y su familia recibirán a las tropas francesas enarbolando la bandera tricolor.
Originario de Tardets, en Zuberoa, es Pablo Carrese Barrullet (1735-) quien llega a Tolosa a mediados del siglo XVIII y se establece en la villa como comerciante. El 15 de marzo de 1761 se casa en Santa María con la tolosarra Mª Magdalena Imaz Beloki (1737-1806) y tendrán 8 hijos, 3 varones y 5 mujeres.
Sabemos que hizo fortuna y fue cabeza visible de una saga de importantes comerciantes establecidos tanto en Tolosa como en San Sebastián.
También llegarán con él a nuestra villa desde Tardets, Domingo de Aguirre, futuro yerno suyo, y Juan de Ibar, de 13 años de edad como criado a su servicio, quien será el que en 1803 fundará la primera papelera de la comarca en Alegia, trasladándola a los dos años a Ibarra, tras comprar el molino Azaldegui
Entre sus hijos, el más significado por sus ideas revolucionarias fue Juan Antonio Carrese Imaz (Tolosa 1768-). Al estallar la Revolución Francesa (1789), Baiona se convierte en punta de lanza para la introducción de las ideas revolucionarias en la península y allí coinciden una serie de españoles que habían sufrido el acoso de la Inquisición o del Estado y que se habían refugiado en aquella ciudad. Allí encontraremos al joven tolosarra. 
Entre los españoles con los que mantiene contacto, José MarchenaPablo OlavideLeandro Fernández de Moratín o Teresa Cabarrús, primero amante y luego esposa de Jean-Lambert Tallien, importante personaje de la Revolución durante los periodos del Terror y Termidor.
En 1796, tras la restitución de la administración española, Juan Antonio Carrese, será procesado por retener libros prohibidos, no oír misa en día preceptivo, comer carne los días prohibidos, no confesarse voluntariamente, tener alguna pintura obscena y ser afecto a la causa francesa.
Pablo Carrese, su yerno Aguirre, y sus amigos de Tolosa, el cirujano Zubiburu, Urrutia y Danglada, también en 1796, por actos acaecidos un año antes durante la ocupación francesa. Se les acusó de haber participado el 23 de enero de 1795 en la Plaza Nueva de Tolosa en la celebración de la muerte de Luis XVI danzando con los franceses entre festivas canciones alrededor del árbol de la Libertad.
También fueron acusados ante la Inquisición por haber azotado un Cristo e intentado bautizar un gato. Otro proceso inquisitorial se desatará contra su yerno Aguirre, que será acusado de casarse con su cuñada tras la muerte de su esposa, contraviniendo las leyes de la Iglesia y acogiéndose a las de la República francesa.
Otro tolosano, Diego de Lazcano, a quien me he referido anteriormente, se defenderá en 1797 de la acusación de haber legitimado los matrimonios civiles que se habían celebrado en la población guipuzcoana durante el tiempo en que duró la ocupación francesa, arguyendo que debe separarse el matrimonio civil como mero contrato legal entre dos personas, del sacramento eclesiástico que bendice la unión, entendiendo éste como un asunto independiente de aquél y que corresponde a la intimidad litúrgica de la Iglesia y sus creyentes.
La Paz de Basilea el 22 de julio de 1795 pondrá fin a la guerra, pero no a la división creada por las diferentes actitudes de los guipuzcoanos ante la invasión de los Convencionalistas, que perdurará como una constante histórica en los siglos venideros.
Por otra parte, la postura de parte de la provincia, provocará una reacción antiforal, fomentada y apoyada por Godoy, que será una constante en los años siguientes con la promulgación de las diferentes Constituciones, y que desembocará en la Ley Paccionada de 1841 en el caso del régimen Foral navarro y el Concierto Económico de 1876 en el de las entonces denominadas provincias vascongadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

VILLA PAPELERA

En este año que finaliza, la Papelera de Amaroz ha trasladado su producción a Legorreta , adaptando a sus necesidades las instalaciones de la fallida Paperalia . Esperamos y le deseamos una larga y fructífera vida que añadir a su centeneria trayectoria. En la imagen, el solar ocupado hasta la fecha, tras el derribo de parte de las instalaciones. Con este traslado acaban 200 años de presencia papelera en el término municipal de la villa de Tolosa . La hasta hace unos años conocida como "villa papelera", es más renombrada en la actualidad por su actividad gastronómica (mercado y ferias, alubias, chuleta, repostería, ...) . Podría autotitularse ahora como "villa pastelera", dicho sea de paso, con todos mis respetos a la exitosa y muy loable labor de los laureados confiteros locales. Hemos pasado de ser una ciudad industrial a una ciudad de servicios. ¿Mejor, peor? El tiempo lo dirá, pero sí que hay que reconocer que es un caso único y aislado en nuestro entorno guip

MARQUESA DE MONTEHERMOSO

María Pilar de Acedo y Sarriá nació en Tolosa el 10 de marzo de 1784 en el Palacio de Atodo , uno de los edificios medievales de la villa que aún se conservan, aunque su interior desgraciadamente ya no tenga nada que ver con el que viera nacer a la Condesa de Echauz . Hija de Don José de Acedo y Atodo, Conde de Echauz y María Luisa de Sarriá y Villafañe , Condesa del Vado . Su padre será el primer mayordomo de la importante Casa de Misericordia de Tolosa, según escritura otorgada el 31 de enero de 1781 . La familia Acedo proviene de la población navarra del mismo nombre, mientras que los Atodo están enraizados en Tolosa siglos atrás y emparentados con todas las familias de abolengo de la villa, como los Zavala . Su abuela es Joaquina María de Atodo y Zavala (1728-1793) . A los 7 años se trasladarán a vivir a Vitoria , y a los 16 se casará con Don Ortuño María de Aguirre Zuazo y del Corral , Marqués de Montehermoso . Al año siguiente, en 1801,  nacerá su única hija, Ama

DONOSTIA-ULIA-PASAIA

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este paseo por la costa guipuzcoana. Poco a poco voy completando los itinerarios cercanos al mar. La ruta, muy bien señalizada, nos llevará desde la actual capital guipuzcoana hasta el puerto más importante del territorio histórico, Pasaia o Pasajes, puerto natural, o fiordo, situado en la desembocadura del río Oiartzun, entre los montes Ulia y Jaizkibel, del que ya tenemos referencias históricas desde la época romana. El camino parte del barrio donostiarra de Sagüés, en el borde oriental de la costa de la ciudad. En las cercanías, un caserón-palacio de reminiscencias muy marineras, la  Casa Okendo , cuna de una saga de marinos que ostentaron importantes cargos en  San Sebastián  y  Gipuzkoa  durante los siglos XVI y XVII.  Miguel de Oquendo fue quien reedificó la pequeña casa en la que nació convirtiéndola en un pequeño palacio con el aspecto que ha llegado hasta nuestros días. Participó con 14 navíos en la conocida como " Armada Invenci

VIAJE EN AUTOCARAVANA ALREDEDOR DE LOS ALPES (I)

Viajar en autocaravana era una de las recurrentes opciones no realizadas que año tras año surgían en mi familia a la hora de preparar las vacaciones veraniegas. Por una razón u otra, siempre la descartábamos hasta que este año se dieron las circunstancias para que todo encajase y nos decidiésemos a hacerlo. De entrada, el primer obstáculo a superar es el de amigos, conocidos y familiares cuando les cuentas tu proyecto: algunos lo apoyan con entusiasmo, pero muchos otros inciden en las incomodidades, posibles problemas y demás. Como somos de ideas fijas, no nos arredramos y comenzamos nuestra pequeña aventura. La autocaravana te permite volver a ver tus viajes con cierto aire romántico, y a pesar de que las comodidades tanto del entorno por el que viajamos (Europa) como del medio (disponemos, de nevera, cocina, ducha, baño y demás comodidades de la vida moderna) no tengan nada que ver con las de un viaje de aventura, te da la posibilidad de improvisar y cierto aire de vagabundo nóma

BALLENAS

El viernes el espectáculo estrella del malecón de la playa de Zarautz no fueron ni los surfistas que ya entrenan para el próximo San Miguel Pro Surf (del 1 al 6 de septiembre), ni los grupos de música que amenizan las terrazas de los chiringuitos, ni los cuerpos serranos que se tuestan al sol de agosto. En esta ocasión, la gran atracción la constituyó el cachalote que varó en la playa hacia las 7 y media de la mañana y no fue retirado hasta pasadas las 11 de la noche. No habrá veraneante zarauztarra que no haya posado ese día con el cetáceo que vino a morir junto a la arena. Según cuentan las crónicas (no soy ningún especialista ni mucho menos en biología marina), se trataba de un ejemplar joven de cachalote. El nombre genérico ballena engloba a los cetáceos de gran tamaño y se subdivide en Odontocetos (ballenas con dientes) y Misticetos (ballenas con barbas) Dentro del primer grupo se encuentra el cachalote ( Physeter catodon ). En cuanto al ejemplar que nos ocupa, medía unos

GIPUZKOA: CAPITAL, TOLOSA

Aunque es de todos conocido en Tolosa y hasta cierto punto por el resto de los guipuzcoanos, fuera de nuestro territorio es un hecho bastante desconocido que históricamente Tolosa fuese la capital de Gipuzkoa, hasta que en 1854 definitivamente y por motivos políticos ésta se trasladase a San Sebastián. Cuando se dice que Tolosa sólo lo fue por un periodo de diez años, entre 1844 y 1854, tampoco es totalmente cierto, pues hubo muchos más momentos de nuestra historia en los que Tolosa fue de facto la capital del territorio. Hagamos un poco de historia del tema, siguiendo al siempre citado para cuestiones guipuzcoanas, Pablo Gorosábel, quien en su obra "Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías y uniones de Guipúzcoa, con un apéndice de las Cartas pueblas y otros documentos importantes" , impresa en la Imprenta de Pedro Gurruchaga en Tolosa en 1862, nos dice lo siguiente: "Esta circunstancia debió influir igualmente  en el

AMEZKETA-IGARATZA

Aunque el tiempo es peor del anunciado para este sábado, y el día amanece con sirimiri , confiamos en la mejora y decidimos mantener la ruta prevista. Nos dirigimos a la villa de Amezketa , que se encuentra situada en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, a los pies del Txindoki y uno de los puntos más habituales para adentrarse en la Sierra de Aralar desde la vertiente norte de la misma. Hoy me acompaña mi amigo Martín, herrikoseme de la citada localidad. Gran parte del trayecto coincide con el utilizado en la ascensión a Ganbo , por lo que dejo el enlace de la entrada que dediqué a esta emblemática cumbre de la sierra. Una vez más utilizo para ilustrar este punto el excelente archivo de fotografías de la Diputación Foral de Gipuzkoa , custodiadas en Tolosa y recogidas en la red al alcance del público en general en Gure Gipuzkoa  para ilustrar este punto. En este caso se trata de una fotografía de Indalecio Ojanguren , fechada en 1954 , con Txindoki nevado al fondo. A la d

BIRIATU-XOLDOKOGAINA-IBARDIN

El amigo Rafa Guardiola me lleva esta semana de excursión por tierras del Bidasoa . Salimos de la plaza de Biriatu ( Biriatou , en francés), bonito pueblo de Iparralde . Como en cualquier otro lugar de Euskalherria no falta el frontón, aunque los de este lado de la frontera son sin pared izquierda. La localidad se encuentra situada en las faldas del monte Xoldokogaina , primera cumbre del Pirineo desde la vertiente cantábrica o atlántica. En la plaza y junto a la iglesia, iniciamos el camino por el GR10 , equivalente francés del GR11 de la cara Sur y que recorre los Pirineos de mar a mar por su cara Norte. Una vez acabada la pista hay un nuevo pequeño parking donde se puede dejar el coche y empezar la ruta por el camino que sale antes de éste a la derecha. Las faldas del Xoldokogaina, en su mayor parte yermas, sin árboles, lo que por otra parte es una ventaja a la hora de admirar sus inabarcables vistas, están surcadas por numerosos caminos que confluyen posteriormente. Al Norte,

NO WOMAN, NO CRY

La predilección por los números redondos es una constante en nuestra cultura. Este mes pasado he cumplido medio siglo, o sea, 50 años. Pero si en lugar de haber adoptado el sistema métrico decimal, hubiésemos construido la ciencia matemática en base 12 por ejemplo (como cuando compramos huevos), 50 sería un número tan anodino como ahora lo es el 48. Esta semana, otro número redondo, 30 años de su muerte, nos recuerda a un icono que ocupa ya el tercer lugar en la hipotética clasificación de personajes iconográficos de la Historia, tras Jesucristo  y el Ché . Pocos intérpretes me han producido una impresión similar al escuchar su música por primera vez. Era diferente a todo lo que habíamos escuchado hasta entonces. Y la canción que da título a esta entrada forma parte de la música de mi vida. Poco a poco fuimos averiguando que se trataba de un músico jamaicano, que esa música cálida, con ese ritmo constante y machacón de reminiscencias africanas y caribeñas, con una percusión que

ALARDES

Esta semana hemos celebrado en Tolosa las fiestas de San Juan , que en los últimos años han adquirido un carácter mucho más popular y participativo del que tenían las que conocimos en nuestros años de juventud, sin perder el contenido solemne y ceremonial que la tradición ha traído hasta nuestros días. Los actos principales se centran en la tarde de la víspera y durante el día de San Juan. No han variado mucho de los que recogía Pablo Gorosábel en su obra "Bosquejo de las antigüedades, gobierno, administración y otras cosas notables de la villa de Tolosa" (1853) , tomando como referencia las actas municipales de 23 y 31 de mayo de 1622: "En el día las fiestas de San Juan empiezan desde el día anterior por la tarde, en la que el Ayuntamiento va a vísperas a Santa María, y conclu idas éstas a la ermita de San Juan de Arramele a completas, acompañado del clero del cabildo eclesiástico. El día del mismo Santo por la mañana el Ayuntamiento va a la solemne misa mayor, que su